Jesus Is Life

UNA VIDA LARGA Y FELIZ

UNA VIDA LARGA Y FELIZ

Existe un pensamiento generalizado entre la mayoría de personas alrededor del mundo, este pensamiento es que «El dinero da la felicidad». Aparentemente el dinero puede dar felicidad, ya que con el dinero se puede solucionar las diferentes necesidades que tienen las personas. Al poder sustentar todas estas necesidades, borran la mayoría de las preocupaciones que puedan tener los hombres, y les da una aparente felicidad y tranquilidad para seguir adelante con sus vidas. En contraste, las personas que no pueden sustentar sus necesidades, pierden la paz y la alegría de vivir, se afligen tanto que en ocasiones pasan a un estado de desesperación por no tener para cubrir los gastos, sus necesidades y las necesidades de su familia. Para no pasar por estas penurias, las personas tienen el deseo de tener riquezas no solo para solventar todas sus necesidades, sino también para tenerlos guardados en una cuenta bancaria.

Algunas personas no solo están conformes por tener dinero para sustentar todas sus necesidades, quieren tener más y más riquezas, pues piensan que al tenerlas en abundancia encontraran la verdadera felicidad. Con este pensamiento erróneo, pasan sus vidas con el deseo de acumular riquezas. En contraste a lo que piensan la mayoría de personas, la verdadera felicidad no se encuentra en acumular riquezas, y esto lo dio a conocer el Señor en una de sus enseñanzas a toda su audiencia: «Luego miró Jesús a los que estaban allí, y les dijo: ¡No vivan siempre con el deseo de tener más y más! No por ser dueños de muchas cosas se vive una vida larga y feliz». Lucas 12:15 TLA.

En las palabras de nuestro amado Señor, la buena vida o la verdadera felicidad, no tiene nada que ver con ser rico. Es exactamente lo opuesto de lo que por lo general nos dice la sociedad. Por su puesto que tener dinero es necesario, ya que nos ayuda a pagar nuestras necesidades como la vivienda, servicios básicos, alimentación, vestido, educación y salud. Poder cubrir con todo esto a tiempo y tener algún dinerito extra para algún imprevisto o caprichito, debería ser suficiente para que podamos vivir felices y tranquilos, sin el deseo de acumular riquezas, pues si nos dejamos dominar por este deseo, por más que acumulemos grandezas, jamás podremos alcanzar la felicidad, ya que siempre tendremos el deseo de tener más y más. A parte de que no alcancemos la felicidad, también tendremos la angustia de que en algún momento nos roben o desaparezca nuestro dinero. Para ser felices, no necesariamente tenemos que tener riquezas, basta con tener para solventar nuestras necesidades. Al pensar de esta manera podremos ser felices y concentrarnos en lo que en realidad es bueno para nuestra vida, vivir en comunión con Dios y hacer su obra.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x