Jesus Is Life

PROTECCIÓN DIVINA

PROTECCIÓN DIVINA

HECHOS 23:12 A la mañana siguiente, un grupo de judíos se reunió y se comprometió mediante un juramento a no comer ni beber hasta matar a Pablo. 13 Eran más de cuarenta los cómplices en la conspiración. 14 Fueron a los sacerdotes principales y a los ancianos y les dijeron: Nos hemos comprometido mediante un juramento a no comer nada hasta que hayamos matado a Pablo. 15 Así que ustedes y el Concilio Supremo deberían pedirle al comandante que lleve otra vez a Pablo ante el Concilio. Aparenten que quieren examinar su caso más a fondo. Nosotros lo mataremos en el camino.16 Pero el sobrino de Pablo el hijo de su hermana se enteró del plan y fue a la fortaleza y se lo contó a Pablo. NTV.

El peligro para los verdaderos siervos de Dios es eminente, debido a que el adversario, no se queda tranquilo cuando los siervos de Dios diligentemente llevan el mensaje de la salvación y la vida eterna a todo el mundo. Por eso, contra los siervos diligentes de Dios, el maligno idea planes para eliminarlos, y así impedir que se siga expandiendo el mensaje del amor y la misericordia de Dios en favor de los hombres perversos y pecadores. Estos planes en contra de los siervos de Dios, no son recientes, sino que ha sido una constante a lo largo de toda la historia humana. El maligno siempre ha tratado de eliminar a los siervos de Dios: lo trató con los profetas del Antiguo Testamento, lo trató con el mismísimo Hijo de Dios y con sus discípulos. Pese a que ha logrado eliminar a muchos siervos de Dios, no ha logrado eliminar con el mensaje de salvación y vida eterna.

Pablo fue uno de los discípulos de Cristo en quien puso su mirada el maligno para tratar de eliminarlo, ya que el apóstol, eficientemente había llevado el evangelio a muchas ciudades y aldeas de Europa, Asia y África. Con esta obra misionera en estas ciudades, había alcanzado con el evangelio de salvación y vida eterna a miles de personas, de esta manera había arrebatado a todas estas personas de las garras del maligno, razón por la cual, el maligno no estaba nada contento con Pablo, y por eso quería eliminarlo antes de que siga arrebatando a más personas de sus garras. El maligno ya había tratado de eliminar a Pablo, pero no había tenido éxito, por eso había ideado un nuevo plan en su contra, para lo cual había utilizado a los líderes de la religión judía para poner en marcha ese plan, pero este plan tampoco le funcionó, ya que Pablo fue protegido por Dios por medio de los altos oficiales del imperio romano que se encontraban en Jerusalén. Pero el maligno no se quedó tranquilo, y utilizó a 40 hombres judíos para que tramaran un complot para asesinar al siervo de Dios.

Estos hombres perversos bajo la dirección del maligno, hicieron un juramento de no comer ni beber hasta acabar con la vida de Pablo. Este juramento enseguida lo compartieron a los miembros del concilio judío, para que ellos les ayuden a cumplir eficientemente este plan. Estos hombres pidieron al concilio supremo judío, que pidan al comandate Romano que llevara a Pablo nuevamente al concilio para continuar con las investigaciones y el juicio en su contra. Pero todo esto era para emboscar a Pablo y a los guardias romanos en el camino, cuando ellos se dirigieran al concilio. Pero nuevamente este complot en contra del apóstol se cayó antes de que se efectué, debido a que Dios nuevamente cuidó a su siervo por medio de uno de sus familiares. Antes de que los cuarenta hombres perversos y los líderes del concilio judío llevaran adelante este complot en contra de Pablo, uno de sus sobrinos se enteró de este perverso complot, y lo llevó rápidamente a Pablo para que esté prevenido y atento a lo que se le avecinaba.

Queridos hermanos. Las asechanzas del maligno en contra de los escogidos de Dios son reales. Pero esta asechanza es más tenas en contra de los hijos de Dios que viven en conformidad a la voluntad de su Señor, sirviéndole diligentemente con los dones y talentos que han recibido, y proclamando las Buenas Nuevas de salvación a todas las personas que todavía viven bajo el control y dominio del pecado. Pero esta asechanza disminuye en contra de los creyentes que no son fieles al Señor ni le sirven, ya que ellos no son la causa de preocupación del maligno, pues están caminando por si solas a su propia destrucción. Hermanos. Pese a todas las asechanzas del maligno, no tenemos que tener miedo, ya que nosotros contamos la protección de nuestro amado Señor. Él nos cuidará y protege cada instante de nuestra vida, y no permitirá que el maligno nos lastime, y más aun si nosotros estamos viviendo bajo su voluntad, compartiendo Su evangelio a todas las personas inconversas, y sirviéndole con los dones y talentos en su cuerpo que es la iglesia.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x