Jesus Is Life

LA IRA FEROZ

LA IRA FEROZ.

LAMENTACIONES 4:2 Miren cómo los preciosos hijos de Jerusalén, que valen su peso en oro puro, ahora son tratados como vasijas de barro hechas por un alfarero común y corriente. 5 Los que antes comían los manjares más ricos ahora mendigan en las calles por cualquier cosa que puedan obtener. Los que antes vestían ropa de la más alta calidad ahora hurgan en los basureros buscando qué comer. 6 La culpa de mi pueblo es mayor que la de Sodoma, cuando en un instante cayó el desastre total y nadie ofreció ayuda. 11 Pero ahora, quedó satisfecho el enojo del SEÑOR; su ira feroz ha sido derramada. Prendió un fuego en Jerusalén que quemó la ciudad hasta sus cimientos. NTV.

Cuando la nación de Israel disfrutó del cuidado y la protección del eterno Creador, la nación fue prospera en gran manera, no les faltaba nada, tenían más de lo necesario para vivir cómoda y tranquilamente. Cada instante el Señor bendecía las tierras, las cosechas sobreabundaban, sus graneros rebosaban tanto que tenían para vender semillas a las ciudades vecinas. Gracias a esta prosperidad de la nación, todos sus habitantes eran estimados por las otras naciones. Pero la prosperidad del pueblo hebreo llegó a su fin, cuando sus pecados sobrepasaron la paciencia de su Creador. En su enojo, el Señor retiró el cuidado, la protección y las bendiciones a la nación, y entregó a su amado pueblo en las manos de sus adversarios, lo cual fue aprovechado por sus enemigos para saquear y destruir completamente la ciudad. La vida de prosperidad que había mantenido Sión por muchos años, estaba a punto de llegar a su fin.

Una vez que el Señor retiró su protección a Sión, la situación económica del pueblo declinó drásticamente, los alimentos en sus graneros que un día habían sobreabundado, llegaron a escasearse. La economía de la nación declinó porque la ciudad fue sitiada por el ejército de Nabucodonosor por más de dos años. Los habitantes de la ciudad no podían salir de la ciudad para recoger alimentos de los campos, pues una muralla estaba entre ellos y sus cultivos, la muralla que a la vez impedía el ataque del ejército babilonio contra la ciudad, también les impedía llegar a sus cultivos. En esos dos años de asedio, el pueblo sufrió y murió de hambre. Judá en sus años de bonanza, nunca pensó que los días de escasez podrían llegar al reino y que su Creador retiraría su cuidado, protección y bendición, por eso, no escuchó las advertencias, y siguió en su rebeldía, desobedeciendo a la voluntad de Dios. En los tiempos de bonanza, es más cuando el hombre debe buscar a Dios para agradecerle y vivir bajo su voluntad, pues si no se aprovecha ese tiempo para honrar a Dios y se rebela, pueden venir tiempos malos tal como le ocurrió al pueblo judío. Las rebeliones siempre traen consecuencias, por eso siempre será mejor vivir bajo la voluntad de Dios en todo momento.

En su lamento, el profeta Jeremías reconoció que los pecados de su pueblo fueron mayores que los pecados de Sodoma. Sodoma también pagó caro por la maldad de sus habitantes, toda la ciudad fue consumida por fuego, solo quedó cenizas de esa nación. El pueblo judío a pesar de conocer la destrucción de Sodoma por causa de sus pecados, no hizo caso de las advertencias de los profetas, más bien toda la nación prefirió vivir en rebeldía con su Creador, y pagó su consecuencia. Las narraciones del antiguo testamento, son informaciones útiles para la actualidad, son útiles para conocer que Dios siempre condenará el pecado sin importar quien los cometa. Todo aquel que reúse escuchar las advertencias que se encuentran en las Sagradas Escrituras, recibirá la justa ira de Dios en su vida.

Queridos hermanos. Para el hombre, siempre será mejor no presenciar el furor de Dios, ya que su ira es incontenible, y arrasa con todo lo que esté a su paso. Ejemplos de ellos, tenemos a las naciones que fueron destruidas completamente en los tiempos del Antiguo Testamento, y quedaron registradas en sus páginas como ejemplos para que las nuevas generaciones piensen bien antes de rebelarse contra el Señor de los Ejércitos Celestiales. Amigo. Si usted piensa que puede vivir transgrediendo la palabra de Dios y escaparse de Su ira, lamento informarle que no lo podrá hacer, ya que en el día de Su ira, el Señor lo atrapará y lo consumirá por completo. Para que no le suceda lo mismo que a los habitantes de Jerusalén, es momento que haga un profundo análisis de la vida que ha estado llevando, y muestre un sincero arrepentimiento delante de Dios por todo lo malo que haya hecho y busque su perdón. Solo así podrá escaparse de la ira venidera sobre el mundo pecador.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x