Jesus Is Life

LAS ADVERTENCIAS DEL SEÑOR

LAS ADVERTENCIAS DEL SEÑOR.

JEREMÍAS 13:15 ¡Escuchen y presten atención! No sean arrogantes, porque el SEÑOR ha hablado. 16 Den gloria al SEÑOR su Dios antes de que sea demasiado tarde. Reconózcanlo antes de que él traiga oscuridad sobre ustedes, la cual hace que tropiecen y caigan en las montañas sombrías. Pues entonces, cuando busquen luz, sólo encontrarán terrible oscuridad y tinieblas. 17 Y si todavía se rehúsan a escuchar, lloraré a solas a causa de su orgullo. Mis ojos no podrán contener las lágrimas porque el rebaño del SEÑOR será llevado al destierro. 19 … La gente de Judá será llevada cautiva; todos serán llevados al destierro. NTV.

El juicio sobre la maldad y el pecado, cada día está más cerca, aunque la mayor parte de la población mundial lo ignore. Dios en su amor y misericordia, ha retardado este juicio eminente, esperando que toda la humanidad abandone sus vidas de pecado y vuelvan al camino de la verdad y la justicia, en las cuales fueron instruidos los primeros habitantes de este mundo, después de que fueron creados por el Señor. Pero el hombre rehusó caminar por este camino y trazó su propio camino, el camino que le conducía a su condenación eterna, lejos de la presencia de su Creador. A pesar de que el hombre rehusó caminar en sus caminos, Dios por su amor y misericordia, no se dio por vencido, ni lo abandonó a su suerte, más bien, una y otra vez trató de que el hombre vuelva a sus caminos y se aparte de la condenación. Con este anhelo, el Señor a lo largo de la historia de la humanidad, ha enviado a Sus siervos con mensajes de advertencia, para que la humanidad recapacitara y se apartara del camino que le lleva a la condenación. En la actualidad, el Señor sigue enviando a sus siervos a lo largo de todo el mundo, con Su mensaje de advertencia contra los que reúsen cambiar de vida y prefieran seguir en el camino que los conduce a la muerte.

En el pasado, el pueblo elegido de Dios, se había corrompido al igual o mucho mas que las naciones paganas que vivían a su alrededor. Ellos habían abandonado a su Creador y habían ido en busca de otros dioses para rendirles culto y adoración. Y no solo eso, sino que también habían quebrantado todas las normas, leyes y estatutos dados por el Señor. Ellos habían quebrantado las normas de convivencia armónica entre sus compatriotas y habían empezado a aprovecharse de los más débiles y vulnerables. Dios les había llamado la atención una y otra vez, pero ellos desistían escuchar esas advertencias, preferían seguir en sus vidas de delito y pecado. Ante la arrogancia de su pueblo, Dios había decidido enviarles un castigo severo, un castigo que les iba a causar un profundo dolor, un dolor que ellos en sus vidas no habían experimentado. Antes de que llegue el juicio, El profeta Jeremías advirtió a sus compatriotas, para que se arrepientan y vuelvan a Dios. El profeta les pidió que dieran gloria, honra y honor al único Dios verdadero, antes de que sea demasiado tarde. Les pidió que le reconozcan como su único Dios antes de que Él, traiga la oscuridad sobre toda la nación, ya que, si no aprovechaban ese tiempo, luego sería demasiado tarde y cuando buscasen luz, sólo encontrarían terrible oscuridad y tinieblas.

Jeremías afirmó a sus compatriotas que, si rehusaban escuchar estas advertencias, irremediablemente serían llevados al destierro por su orgullo, y que a él solo le quedaría llorar amargamente por la tragedia de la nación. Jeremías había sido declarado justo ante los ojos del Señor, era su siervo y mensajero, pero al momento que Dios decidiera derramar su justicia sobre la nación arrogante y orgullosa, no contaría para detener la ira del Dios viviente. La salvación es individual, cada persona es responsable de su salvación para escaparse de la condenación eterna. Todo aquel que desaproveche esta oportunidad de salvación recibirá la ira del Dios viviente.

Queridos hermanos. A pesar de que toda la humanidad se encuentre sumergida en la maldad y el pecado, el eterno Creador no los ha dejado de amar, siempre ha estado pendiente de ellos, esperando que en algún momento, ellos muestren arrepentimiento de sus acciones perversas y vuelvan a sus brazos amorosos. Dios por su amor a la humanidad, a lo largo de la historia ha enviado a sus siervos para que lleven su mensaje de advertencia y castigo sobre el pecado. En la actualidad, el Señor sigue enviando a sus siervos con su mensaje de salvación, pero todo aquel que rehúse escuchar este mensaje, recibirá la ira de Dios al igual que lo recibió el pueblo hebreo en el pasado. Dios es amor, pero también es justo y su justicia demanda el castigo sobre todo aquel que no acepte la justificación de sus pecados en el sacrificio realizado por Cristo Jesús. Amigo, si usted todavía no ha alcanzado la salvación, no espere más, acepte las buenas noticias de salvación en su corazón, reconozca hoy mismo su condición pecaminosa, arrepiéntase y confiese sus pecados a Dios. Acepte el sacrificio que Jesucristo realizó por amor a usted. Reconozca en su corazón a Cristo Jesús, como su Señor y Salvador.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x