Jesus Is Life

UN PADRE AMOROSO CORRIGE A SU HIJO.

PROVERBIOS 13:24 Quienes no emplean la vara de disciplina odian a sus hijos. Los que en verdad aman a sus hijos se preocupan lo suficiente para disciplinarlos. NTV.

En algunos países del mundo, las leyes nacionales hacen imposible que los padres tengan la autoridad suficiente para disciplinar a sus hijos, e inculcarles en los caminos correctos. Estas leyes aparentemente protegen a los niños de que sufran posibles maltratos de parte de sus progenitores. Estas leyes seguramente protegen la integridad de los niños, pero también impiden que ellos sean corregidos cuando cometen faltas graves, generando así una generación de niños consentidos sin ninguna clase de límites a sus caprichos y a sus faltas.

Muchos padres cristianos, erróneamente han seguido las sugerencias de los expertos en cuanto a la crianza y disciplina de sus hijos, y bajo el amparo de las leyes nacionales, no ejercen la autoridad que Dios les ha dado como padres, desencadenando de esta forma, una inadecuada formación de sus hijos. Los niños deben ser corregidos cuando cometen errores, faltas o berrinches, ¿Porque si no son corregidos, como sabrán que han hecho algo malo? Sin ese conocimiento el niño seguirá haciendo todo eso, pues creerán que es algo normal y aceptado por sus padres.

La falta de corrección o disciplina de los padres hacia sus hijos, no es una señal de amor como muchos padres modernos piensa. Mas bien, es una señal de que no los aman lo suficiente como para corregirlos y encaminarlos en los caminos del bien antes de que se pierdan. Un padre falto de amor por su hijo, lo consiente demasiado hasta el punto de echarlo a perder. Pues cuando crezca, esos antecedentes serán un obstáculo en lugar de ser una ayuda. Sin haber sido disciplinado, el muchacho no habrá aprendido a controlarse a él mismo; por eso tendrá dificultades para relacionarse con otras personas y para salir adelante en las tareas difíciles.

El sabio Salomón, recomienda con insistencia la corrección oportuna a los hijos, inculca a los padres incluso el castigo corporal como medio de instrucción. En efecto, advierte, no es quien deja a los hijos con sus caprichos, quien jamás les niega un gusto, el que los ama con un amor recto y sincero, sino el padre que los educa y hace de ellos hombres sabios, prudentes, honrados, que sepan vencer sus pasiones y enfrentarse con la vida. Todo esto difícilmente se consigue sin la corrección y el castigo. El castigo que se menciona aquí y en otras partes del libro de Proverbios se refiere al de tipo físico, es decir, a la típica nalgada. Esta corrección no debe realizarse en el momento de ira, pues si lo hace, corre el peligro de traspasar los límites de una correcta disciplina. Para una adecuada corrección, los padres deben estar tranquilos y en lo posible hacerle ver los errores por los cuales son disciplinados, para que en otro momento no lo hagan. Además, presentarle textos Bíblicos que les hagan ver que sus errores son reprochados también por Dios y que Él, al igual que ellos quieren lo mejor para sus hijos.

Queridos hermanos, el padre que verdaderamente ama a su hijo no pasa por alto las travesuras o el berrinche, sino que corrige al niño con prontitud, desde temprano. Pero no debe confundir el castigo con el abuso físico del niño, en el que puede resultar lastimado; los padres tampoco deben ser tan estrictos como para provocar a ira a sus hijos. Los padres cristianos mostrarán “el fruto del espíritu” que es “amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza al momento de corregir a sus hijos en el camino del bien. Hermanos, si retienen la corrección o disciplina a sus hijos aduciendo que los aman profundamente, están en un error muy grave y están en contra de las enseñanzas de las Sagradas Escrituras. Detener el castigo si es merecido fomenta el pecado en el niño y contribuye a su delincuencia y ruina. El padre o la madre que detiene el castigo tal vez cree que está mostrando amor, pero Dios dice que eso es aborrecimiento. Si usted verdaderamente ama a su hijo, corríjalo oportunamente para que no sea condenado al igual que los insensatos.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x