Jesus Is Life

DIOS SIENTE EL DOLOR DE SUS HIJOS

DIOS SIENTE EL DOLOR DE SUS HIJOS.

PROVERBIOS 14:10 Cada corazón conoce su propia amargura, y nadie más puede compartir totalmente su alegría. 13 La risa puede ocultar un corazón afligido, pero cuando la risa termina, el dolor permanece. NTV.

Las risas falsas son muy comunes entre las personas, ya que, a través de una risa fingida, se trata de cubrir lo que realmente se está sintiendo en el interior del corazón. Muchas veces estas risas fingidas, se dan cuando se encuentran entre personas con las cuales no se ha establecido una confianza, o para no desentonar el ambiente en que se encuentran. En una situación así, las personas a pesar de que sus corazones no están alegres, se ríen de los chistes de los demás, aunque no tengan nada de gracia. Muchos se han vuelto expertos en ocultar sus sentimientos más íntimos con una carcajada.

Hay amarguras, penas y tristezas en el corazón del hombre que ningún otro hombre puede comprender o compartir. Del mismo modo, hay alegrías que sólo puede disfrutar la persona directamente afectada. Algunas personas más sensitivas podrán adivinar las tristezas, entrever las alegrías por la cual está atravesando una persona en particular, pero nadie puede llegar al fondo de su corazón y comprender la profundidad del dolor ante un desastre grave o la intensidad de la alegría al cumplir uno de sus anhelos más profundos. Por ejemplo: si un atleta que ha entrenado por muchos años, finalmente gana la competencia y se acredita una medalla de oro en los juegos olímpicos, ¿puede alguien más sentir la misma emoción que él experimenta mientras está en el podio de los ganadores? Aun entre los mismos atletas la experiencia es ligeramente diferente. ¿Quién podría experimentar el pesar, entretejido con incontables recuerdos, de la viuda que permanece junto a la tumba del que fuera su esposo por más de cincuenta años?. Nadie tiene esa capacidad para sentir lo que siente otro a pesar de que sean mejores amigos por muchos años. Las personas solo podrán asimilar el sentimiento que está desbordando el corazón de la persona afectada.

Aunque las personas mantengan un lazo de amistad muy fuerte, y compartan sus penas y alegrías a un nivel más profundo, ningún ser humano puede comunicarles a otras personas qué es exactamente lo que él siente. Debido a que existen sentimientos que no son explicables con simples palabras, sentimientos que solo pueden ser sentidos cuando son afectados por el dolor o la alegría de la misma situación que el afectado. En el mundo, solo existe una persona con la capacidad de entender y sentir plenamente lo que las personas sienten cuando están atravesando por una desilusión muy profunda, o por una completa alegría. Por supuesto esta persona es Dios; Él conoce a cada persona mucho mejor que ellas mismas, porque Él los creo y permanece junto a ellas cada instante de sus vidas. Dios comprende y siente el dolor por la que atraviesan sus hijos, se entristece y derrama su consuelo. De la misma forma siente su alegría ante sus logros y triunfos, Dios se regocija con sus hijos.

Queridos hermanos, podremos tratar de ocultar la amargura o las aflicciones de nuestro corazón con risas y carcajadas, pero no harán que la amargura y la aflicción desaparezcan por completo, estas permanecen en el interior de nuestro corazón, esperando manifestar el dolor o la angustia después de que se acaben las risas y la alegría. En este mundo caído, la vida es así; y si todo lo que tuviéramos fuera de este mundo, toda alegría terminaría en la tristeza de la muerte, pero gracias a nuestro Señor esto no es así, la tristeza, el dolor y el llanto si se terminarán cuando nuestro cuerpo físico muera, pero la alegría permanecerá eternamente, porque después de la muerte tenemos la esperanza de vivir eternamente con nuestro Señor en el paraíso celestial, donde la tristeza, el dolor y el llanto no tienen cabida. Hermanos, talvez en algún momento sintamos que no hay nadie que comprenda nuestro dolor o amargura, pero sí tenemos a alguien que siente lo que nosotros sentimos y se entristece por nosotros, por eso en los momentos de tristeza o dolor, podemos acudir al Señor, para que nos dé su consuelo y transforme nuestra tristeza en alegría. Él nos ama y nos ha prometido estar siempre cerca de nosotros.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x