EL PROPÓSITO DE LOS GOBERNANTES

SALMOS 82:2 ¿Hasta cuándo dictarán decisiones injustas que favorecen a los malvados? 3 Hagan justicia al pobre y al huérfano; defiendan los derechos de los oprimidos y de los desposeídos. 4 Rescaten al pobre y al indefenso; líbrenlos de las garras de los malvados. NTV.

Los gobernantes y los magistrados de las diferentes naciones del mundo, son elegidos para que ejerzan una autoridad justa e imparcial sobre toda la población. Algunos gobernantes cumplen a cabalidad cada una de sus funciones encomendadas, pero también existe otro grupo de gobernantes, que no cumplen sus funciones de la mejor manera, y utilizan la autoridad que se les delegó para cumplir beneficios personales. Estos malos gobernantes, no toman en cuenta que sus malas gestiones administrativas perjudican a toda la población, ya que sus malas decisiones pueden llevar a la nación a la quiebra, y por ende a todos los habitantes.

El eterno Creador tuvo un propósito al delegar a ciertos hombres para que gobiernen e impartan justicia en las naciones. Su propósito fue que defendieran los derechos de los pobres y los huérfanos, los afligidos y los menesterosos. Que los gobernantes y magistrados sean los ayudadores de todo aquel que es desheredado y pisoteado. Pero los gobernantes de Israel se habían corrompido igual que los gobernantes de las naciones paganas que rodeaban al reino de Israel, pues bajo su administración, los ricos habían sido favorecidos mientras que los pobres habían sido oprimidos. Los criminales se habían ido sin castigo, y los inocentes habían tenido que sufrir pérdida sin derecho a presentar recurso. Las balanzas del juicio se habían vuelto balanzas de opresión.

Ante el resquebrajo de la justicia en Israel, el eterno Creador arremetió contra los gobernantes de su pueblo, y les preguntó: Hasta cuándo iban a actuar injustamente favoreciendo con sus decisiones a los ricos, a los perversos y malvados de la nación. Cuestionamientos similares a los que hizo el Creador a los magistrados de Israel en el pasado, se podrían realizar a los malos gobernantes y magistrados en la actualidad, ya que ellos dictan sentencias que casi siempre favorecen a las clases sociales altas, a los malvados, y a los que actúan al margen de la ley.

El Señor también pidió a los gobernantes y magistrados que cumplan bien las funciones que se les fueron delegadas. El Señor les pidió que hagan justicia al pobre y al huérfano; que defiendan los derechos de los oprimidos y de los desposeídos. Que rescaten al pobre y al indefenso; y que les liberen de las garras de los malvados. En definitiva, el Señor pidió a los gobernantes de Israel que volvieran a cumplir sus funciones tal cual les fueron delegadas en un comienzo. Que volvieran a practicar la justicia sin favorecer a los que actuaban al margen de las leyes.

Queridos hermanos, cuando los gobernantes y magistrados que ignoran las leyes dadas por el eterno Creador, guían a al pueblo a la oscuridad moral, destruyen las bases mismas de la sociedad humana. Todos los gobernantes que abusen descaradamente de la confianza que Dios ha depositado en ellos al delegarles esa autoridad, serán juzgados muy severamente en el día de su ira. Como los gobernantes de Israel, algunos gobernantes en la actualidad persiguen al inocente y al mismo tiempo toleran el aborto, los asesinatos y la inmoralidad, tendrán que responderle a Dios por su negligencia. Hermanos, cualquier espacio de gobierno o autoridad que Dios nos delega, es para que actuemos en justicia. Siguiendo cada uno de los parámetros que Dios ha establecido en su palabra. En lo posible, defendamos los derechos de los pobres y los huérfanos, los afligidos y los menesterosos. Cumplamos a cabalidad los propósitos de Dios al delegarnos esa función.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x