Devocional

2 SAMUEL 14. 

LA VIDA ES DEMASIADA CORTA.
12 Por favor, permítame preguntar una cosa más a mi señor el rey dijo ella. Adelante, habla respondió él. 13 Ella contestó: ¿Por qué no hace por el pueblo de Dios lo mismo que prometió hacer por mí? Se ha declarado culpable a sí mismo al tomar esta decisión, porque ha rehusado traer a casa a su propio hijo desterrado. 14 Todos moriremos algún día. Nuestra vida es como agua derramada en el suelo, la cual no se puede volver a juntar. Pero Dios no arrasa con nuestra vida, sino que idea la manera de traernos de regreso cuando hemos estado separados de él. NTV.
Habían transcurrido tres años de la huída de Absalón a Gesur, ciudad donde vivía su abuelo materno. Durante estos tres años, David había estado de duelo por su hijo Amnón. Además, la tristeza del monarca era mayor, pues no podía dejar de pensar en su hijo Absalón que estaba lejos del palacio. David anhelaba ver otra vez a su bien parecido muchacho. Sin embargo, no le perdonaba el crimen que había cometido en contra de su hermano, el cual había tomado la justicia en su mano y acabado brutalmente con la vida de Amnón. La actitud de David hacia Absalón parece haber sido de profundo afecto, a pesar de ese afecto, el monarca había decidido cumplir las leyes establecidas por Moisés, antes que extender el perdón a su propio hijo.
Joab, el sobrino y capitán de David, se propuso lograr el retorno de Absalón de su destierro. Para ello buscó la ayuda de una mujer de Tecoa. La mujer presentó al rey un relato ficticio del asesinato de un hermano por otro, y la exigencia de la familia de la muerte del asesino, aunque ello dejara a la madre viuda y al padre muerto sin nadie que pudiera transmitir el apellido. Conmovido por el relato de la mujer, David le prometió que iba a dictar una orden de protección para su hijo; pero ella continuó perseverando en el asunto y le insinuó al rey que, si tomaba partido por ella, eso podría tener repercusiones sobre el mismo soberano. David le aseguró su disposición a asumir total responsabilidad. La mujer le pidió que se lo confirmara por juramento, David juró: “No caerá en tierra ni un cabello de la cabeza de tu hijo”.
Tras el juramento de David, la mujer le dio vuelta a la historia y atrapó al monarca en sus palabras, pues David bajo juramento se había dispuesto a proteger al hijo de una extraña, pero no había mostrado misericordia sobre su propio hijo, quien permanecía más de tres años desterrado por el crimen que había cometido. La mujer pidió al monarca que extendiera su misericordia sobre su propio hijo Absalón, y no lo dejara en el destierro.
Además, la mujer dijo a David; que la muerte es eminente para todos, y es como agua derramada en el suelo, la cual no se puede volver a juntar. A través de estas palabras, le dijo que la muerte de Amnón, no se podía remediar, así que no tenía por qué seguir lamentándose, y permanecer enemistado con Absalón, pues la vida es demasiada corta para desperdiciarla con una riña prolongada. Por último, le dijo: Dios no destruye al ofensor inmediatamente, sino que provee medios por los cuales el pecador puede ser perdonado y restaurado para que vuelva a su camino. Desde siempre, Dios ha sido misericordioso con las personas que quebrantan sus mandamientos, por esa misericordia, Él envió a su hijo para que, a través de su muerte, la humanidad sea reconciliada y nos sea condenada por sus pecados.
Queridos hermanos, para las personas es más fácil extender perdón y misericordia por extraños, antes que por su propia familia. David actúo de esa misma forma, él fácilmente extendió su protección en contra de alguien que ni siquiera lo conocía, pero no había mostrado esa misma misericordia con su propio hijo Absalón. Hermanos, nuestra vida es demasiada corta, pues ahora estamos con vida, pero no sabemos si mañana lo seguiremos estando, por eso, no desperdiciemos minutos de nuestras vidas en rencores y rencillas en contra de alguien. Extendamos nuestro perdón en contra de las personas que nos hayan lastimado, más si es alguien de nuestra propia familia, tal como el Señor algún día extendió su perdón por nuestras ofensas y nos dio la posibilidad de tener una vida eterna a su lado.
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x