Devocional

JUECES 6

¿CUESTIONAR A DIOS?

11 … Gedeón, hijo de Joás, estaba trillando trigo en el fondo de un lagar… 12 … el ángel del SEÑOR se le apareció y le dijo: ¡Guerrero valiente, el SEÑOR está contigo! 13 Señor respondió Gedeón, si el SEÑOR está con nosotros, ¿por qué nos sucede todo esto? ¿Y dónde están todos los milagros que nos contaron nuestros antepasados? ¿Acaso no dijeron: “El SEÑOR nos sacó de Egipto”? Pero ahora el SEÑOR nos ha abandonado y nos entregó en manos de los madianitas. NTV.

Ante el incremento de los desastres naturales, las muertes de personas a causa de las enfermedades, incremento de la violencia y la maldad en el mundo. La humanidad reúsa en creer en la existencia de un ser superior, a causa de todas estas calamidades que amenazan la existencia misma. Las personas se preguntan, ¿si existe Dios por qué permite todas estas calamidades?. En el pasado, Gedeón hizo una pregunta similar al mismísimo Creador.

El pueblo hebreo al encontrarse bajo el yugo de los madianitas, clamaron al Creador para que les libere de ese yugo. Al clamor de su pueblo, el eterno Creador acudió en su socorro. Entonces el ángel del Señor, apareció a un hombre de Manasés llamado Gedeón, quien estaba sacudiendo el trigo en secreto en un lagar, para esconderlo de los madianitas. El ángel le llamó: varón esforzado y valiente, el Señor está contigo. Gedeón no reconoció que le estaba hablando el mismísimo Señor, el Dios todo poderoso, Él que les había entregado como posesión la tierra prometida

Gedeón al no reconocer la voz de su Señor, le cuestionó, y le preguntó: Si Dios está con Israel ¿Por qué están atravesando por una serie de calamidades en manos de los madianitas? ¿Por qué no despliega su poder para liberarnos?, ¿Por qué no hace milagros como de los que hablaban sus antepasados?, el SEÑOR nos ha abandonado y nos entregó en manos de los madianitas. Gedeón al cuestionar al Señor, no tomó en cuenta de que Israel fue quien abandonó a su Creador, por adoptar las costumbres de las ciudades paganas que vivían entre ellos. Israel era el causante de su calamidad. Cuán fácil es para las personas pasar por alto sus responsabilidades y culpar a Dios o a los demás por sus problemas.

Gedeón había escuchado de las grandes hazañas y prodigios que Dios había hecho en favor de Israel en el pasado. Pero sus antepasados no le habían hablado de las instrucciones que el pueblo debía obedecer para disfrutar de la protección y las bendiciones de su Creador. No le habían hablado de que el pueblo, dio la espalda a Dios, al adoptar las costumbres de los pueblos cananeos y adoptar a sus dioses como sus dioses, rindiéndoles cultos y sacrificios, dejando definitivamente a su Creador a un lado.

Queridos hermanos, la humanidad cuestiona la existencia de Dios, al ver tantas calamidades que afligen al mundo, pero no se dan cuenta de que estas calamidades son la consecuencia de sus propios actos. Dios creó un mundo perfecto libre de calamidades y aflicciones. El hombre con su desobediencia a las instrucciones de Dios, fue el causante de que la perfecta creación de Dios, se corrompiera. Razón por la cual, las personas no tienen derecho a cuestionar a Dios, por las aflicciones que atraviesa. Gedeón cuestionó a Dios al no saber que su pueblo era causante de su propia desgracia. Hermanos, Cuando surgen las aflicciones en nuestras vidas, no cuestionemos a Dios, el primer lugar donde debemos mirar es dentro de nosotros. Nuestra primera acción debería ser la confesión a Dios de los pecados que hayan podido crear nuestras aflicciones.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *