Devocional

JUECES 7

AUTOSUFICIENCIA.

2 … el SEÑOR le dijo a Gedeón: Tienes demasiados guerreros contigo. Si dejo que todos ustedes peleen… los israelitas se jactarán ante mí de que se salvaron con su propia fuerza. 3 … dile al pueblo: “A todo aquel que le falte valentía o que tenga miedo, que abandone este monte y se vaya a su casa”. Así que… quedaron sólo diez mil… 4 Pero el SEÑOR le dijo… Todavía son demasiados. Hazlos descender al manantial… 5 … Divide a los hombres… En un grupo, pon a todos los que beban el agua en sus manos… En el otro… a todos los que se arrodillan para beber directamente del arroyo. 6 Sólo trescientos de los hombres bebieron con las manos… 7 … el SEÑOR le dijo… Con estos trescientos… rescataré a Israel… NTV.

En la sociedad humana, los deseos de sobresalir o destacarse en algún aspecto en particular, son natos en todas las personas. Una vez que logran sus objetivos, se sienten realizados. Tras los objetivos alcanzados, la mayoría se olvida de las personas que les apoyaron a alcanzar esos logros. Ellas sienten, que todo lo que han alcanzado, son los resultados de sus esfuerzos y no dependieron de nadie más para lograrlos. En el pasado, el Eterno Creador, redujo el número de hombres del ejército hebreo, para que no se jacte de haber logrado la victoria sobre los madianitas por sus propias fuerzas, sin la intervención divina de su Creador.

Cuando el eterno Creador, llamó a Gedeón para liberar a Israel de los madianitas. Gedeón reunió un ejército de 32.000 hombres para esa batalla. El Señor al ver el número de los hombres le dijo a Gedeón: Tienes demasiados hombres para ir en contra de Madián. Si Yo les doy la victoria con un ejército tan numeroso, ellos se atribuirán el éxito y no verán que Yo fui el que les dio la victoria. La autosuficiencia es un enemigo cuando hace creer a las personas que siempre pueden hacer lo que se necesita con sus propias fuerzas. Para evitar esta actitud entre los hombres de Gedeón, Dios debía reducir el número de hombres del ejército israelí.

Para reducir el número de hombres del ejército israelí, Dios ordenó a Gedeón enviar a casa a todo hombre que le falte valentía o que tenga miedo de enfrentarse en batalla al ejército enemigo, como exigía la ley. Tras la orden quedaron diez mil hombres para la batalla, pero para que la victoria de Israel sea divina, el ejército israelí debía ser reducido aún más. El Señor ordenó a Gedeón llevar a los hombres al manantial, donde Él los probaría para elegir a los hombres que lucharían en favor de Israel. Cualquiera que doblare sus rodillas para beber el agua del manantial fue enviado a casa. De los diez mil, trescientos hombres bebieron formando un cuenco con las manos y haciendo un movimiento parecido al que hace un perro que lame el agua con su lengua, en forma de cucharón, para beber. Estos trecientos hombres fueron los que Dios eligió para que luchen con los madianitas.

Queridos hermanos, en el pasado, el eterno Creador redujo el número de hombres del ejército israelí, de 32.000 a 300 hombres para la batalla con los madianitas. Pues con un ejército tan reducido, no podía caber alguna duda de que cualquier victoria provendría de Dios. Los hombres no podrían llevarse la gloria. Hermanos, ante cualquier logro que tengamos en nuestras vidas, no nos jactemos, ni pensemos que esos logros fueron gracias a nuestras fuerzas. Mas bien, ante un logro, reconozcamos que Dios fue Él que nos ayudó a obtenerlos. Por esa ayuda, honremos y glorifiquemos todos los días de nuestras vidas, a nuestro amado Señor.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *