Devocional

DEUTERONOMIO 19

PERJURIO.

15 No condenes a nadie por algún crimen o delito basado en el testimonio de un solo testigo. Los hechos del caso deben ser establecidos por el testimonio de dos o tres testigos. 16 Si un testigo malicioso se presenta y acusa a alguien de haber cometido algún crimen o delito, 17 tanto el que acusa como el acusado deberán presentarse ante el SEÑOR al acudir a los sacerdotes y a los jueces… 18 Los jueces tendrán que investigar el caso a fondo. Si el acusador presentara cargos falsos contra otro israelita, 19 le impondrás a él la sentencia que pretendía para la otra persona… NTV.

La credibilidad en el sistema de justicia de las naciones del mundo, cada vez va decayendo, pues a través de los medios de comunicación, frecuentemente informan de los fallos de los jueces en favor o en contra de un determinado acusado, sin haber revisado minuciosamente las pruebas de cargo y descargo. En el pasado, el eterno Creador ordenó a los encargados de impartir justicia dentro del pueblo hebreo, que antes de dictar un veredicto o un fallo en contra del acusado, debían investigar a fondo el caso, para no perjudicar al acusado o al demandante.

El Creador a través de Moisés, dio una serie de instrucciones a los israelitas que iban a ser los encargados de impartir justicia en el pueblo hebreo. Estas instrucciones debían ser cumplidas para no perjudicar a ninguna de las partes intervinientes en el proceso legal o litigio. Si alguno de los jueces tomaba a la ligera alguna de las ordenanzas establecidas para los procesos judiciales, el agresor de las ordenanzas, sería juzgado por su transgresión por el mismísimo Creador.

Dentro del código penal establecido por el eterno Creador, una persona no debía ser juzgada por la acusación de una sola persona. Para que la persona sea juzgada debía haber, dos o más testigos. Los testimonios de los testigos debían coincidir hasta en lo mínimo, caso contrario la acusación debía ser descartada. El requerimiento de más de un testigo fue necesario para culpar a un hombre de un crimen. Este principio debía de actuar como una protección en contra del falso testigo quien podría traer un cargo no verdadero en contra de un compatriota. Al requerir más de un testigo, mayor precisión y objetividad fueron ganadas.

Tras la demanda realizada, tanto el testigo como el acusado debían someterse a una cuidadosa investigación delante de los representantes de hacer ejercer la justicia. Si después de la investigación minuciosa, los jueces determinaban que el testigo había mentido en la acusación, tenía que recibir el mismo castigo que se le hubiera impuesto al acusado si hubiera sido culpable. A través de esta ordenanza el Creador introdujo una cautela contra el perjurio hecho por malicia hacia el acusado. Cuando se sospecha tal cosa, la evidencia debe ser examinada cuidadosamente. Si alguien era culpable de perjurio debía sufrir la misma pena que estaba procurando traer sobre su prójimo.

Queridos hermanos, La acusación falsa es, sin duda, uno de los síntomas más evidentes de falta de respeto contra la vida y la justicia. El Creador establece esta ordenanza que busca proteger la vida y evitar los abusos en las denuncias y acusaciones falsas en contra del prójimo. El escarmiento en contra del perjurio establecido por parte de Dios fue una forma lícita de hacer justicia y al mismo tiempo de educar en el respeto a las leyes. Hermanos, Dios condena el perjurio en contra de su prójimo y determina un castigo similar al que recibiría el acusado al declararlo culpable. Con esto en mente, debemos entender que no debemos acusar falsamente a una persona de un delito que no haya cometido, ni tampoco presentarnos en los juzgados para aseverar algo que no hayamos presenciado, pues si lo hacemos, la ira de Dios será sobre nosotros.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x