Devocional

DEUTERONOMIO 18

FALSOS PROFETAS.

17 Entonces el SEÑOR me dijo: … 18 Levantaré un profeta como tú de entre sus hermanos israelitas. Pondré mis palabras en su boca, y él dirá al pueblo todo lo que yo le ordene. 21 Tal vez se pregunten: “¿Cómo sabremos si una profecía viene o no del SEÑOR?”. 22 Si el profeta habla en el nombre del SEÑOR, pero su profecía no se cumple ni ocurre lo que predice, ustedes sabrán que ese mensaje no proviene del SEÑOR. Ese profeta habló sin el respaldo de mi autoridad, y no tienen que temerle. NTV.

Moisés había dirigido al pueblo hebreo por más de cuarenta años. En todos esos años mantuvo una estrecha relación con el Creador, él fue el mediador entre Dios y su pueblo. El final de los días para Moisés se acercaba, él ya había cumplido con éxito el encargo de Dios, liberó a Israel de Egipto y los dirigió a la tierra que Dios había prometido darles para que formen una nueva nación. Israel se encontraba acampando a las orillas del río Jordán al otro lado de las tierras que Dios había establecido como heredad para su pueblo amado.

El pueblo hebreo tras la muerte de Moisés no iba a quedar sin un líder, por eso, Moisés dio a conocer a su pueblo que Dios iba a enviar a otro profeta absolutamente único, que al igual que él iba a cumplir un papel especial en la historia de Israel. Además, Moisés describió al profeta que iba a venir como alguien que iba a ser semejante a él, este profeta iba a gozar de una relación única con el Señor, como la que disfrutó Moisés. Esa relación era tan estrecha que Dios cuando quería hablar con Moisés, lo hacía de cara a cara, con claridad y sin enigmas.

Moisés dio una serie de instrucciones para que el pueblo hebreo pueda identificar a un verdadero profeta. Ellos tenían que escuchar minuciosamente el mensaje que les exponía y contraponerlo con el mensaje que habían recibido de parte de Moisés, o si en sus mensajes hablaba en el nombre de otros dioses que no era Yahveh. Además, si el profeta anunciaba algún evento que iba a suceder en el futuro y no sucedía, era un profeta falso.

Como en los días del antiguo pueblo hebreo, en la actualidad hay muchas personas que caminan aseverando que tienen nuevos mensajes de Dios. Estas personas acompañan sus palabras a través de señales semejantes a las señales que Jesucristo realizó cuando estuvo en este mundo. A través de estas señales, cautivan a las personas que carecen de conocimiento de las escrituras, atrapándolas así en sus engaños, conduciéndolas consigo a la condenación eterna.

Es importante que los cristianos constantemente estén escudriñando las escrituras para no ser engañados por personas que se atribuyen venir de parte de Dios. Cualquier persona que predique o enseñe el mensaje de Dios debe estar en conformidad a las escrituras, caso contrario el mensaje expuesto es falso, ya que Dios nunca se contradice, así que si alguien dice algo contrario a la Biblia, los cristianos pueden saber que ese mensaje no es Palabra de Dios.

Queridos hermanos, los cristianos en la actualidad aún nos enfrentamos a personas inescrupulosas que utilizan el nombre de Dios para incautar a las personas. Para que no nos dejemos engañar por estas personas, nuestro amado Dios en su palabra nos dice: “No creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido por el mundo” (1 Juan 4:1). Hermanos, debemos estar atentos y probar a todas las personas que dicen venir en el nombre de Dios. Toda predica y enseñanza debe estar en una correcta armonía con las escrituras. Pues no hay ni habrá otro evangelio que no sea el que ya tenemos en la Biblia , y todo el que predique un evangelio diferente sea anatema.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *