Devocional

NÚMEROS 33

ADOPCIONES PELIGROSAS

50 … el SEÑOR dijo a Moisés: 51 …cuando crucen el río Jordán a la tierra de Canaán, 52 expulsen a todos los que viven allí. Destruyan todas las imágenes talladas y fundidas y derriben todos sus santuarios paganos. 53 Tomen posesión de la tierra y establézcanse allí, porque a ustedes se la he dado para que la ocupen. 55 Sin embargo, si no expulsan a los habitantes de la tierra, los que se queden serán como astillas en sus ojos y espinas en sus costados. Los acosarán en la tierra que habitan; 56 y yo haré con ustedes lo mismo que había pensado hacer con ellos. NTV.

¡Tal vez usted haya escuchado el siguiente refrán! “El que con lobos se junta, aullar aprende”. Este refrán muestra que las personas son susceptibles de adoptar con total facilidad los hábitos y las costumbres de los demás, En sí, adoptar los hábitos y costumbres no es malo, se vuelve malo cuando se empieza a adoptar hábitos y costumbres que son contrarios a la voluntad del eterno Creador. Los cristianos al relacionarse con personas inconversas, corren el peligro de adoptar sus costumbres pecaminosas, esta adopción puede llevarlos a desviarse por completo de su caminar con Cristo Jesús.

Mientras el pueblo hebreo aguardaba acampando a las orillas del Río Jordán, el eterno Creador, ordenó a los israelitas expulsar a todos los habitantes antes de tomar posesión de las tierras. También les ordenó destruir todas las imágenes y santuarios de los dioses paganos de esos pueblos. Dios tenía varias razones para dar esta ordenanza a los israelitas, ya que los pueblos cananeos eran pueblos extremadamente pecaminosos. La idolatría era la práctica exterior de los más profundos y malvados deseos, puesto que finalmente los llevaba a la adoración de Satanás y el rechazo de toda autoridad del eterno Creador.

A través de esta ordenanza, Dios deseaba utilizar a Moisés y a Israel para juzgar a los pueblos cananeos por sus pecados. Dios quería quitar toda huella de las creencias y prácticas paganas en la tierra. No quería que su pueblo al establecerse en esas tierras se mezclara o se comprometiera de ninguna manera con la práctica idolátrica de aquellos pueblos, por eso, antes de tomar posesión, tenían que cumplir las órdenes de Dios y erradicar por completo todo rastro de esas culturas.

Si los hebreos no cumplían con cabalidad las órdenes dadas por el Creador, corrían el peligro de adoptar los hábitos y las costumbres de esos pueblos. La adopción de las costumbres paganas, ya se había dado dentro del pueblo hebreo, cuando se relacionaron con los madianitas. Esta adopción del paganismo, causó el juicio de Dios sobre Israel, en este juicio fueron ejecutados veinticuatro mil hombres hebreos. Sin ninguna duda Israel había mostrado ser presa fácil para adoptar costumbres y tradiciones de otros pueblos. Para que Israel no caiga en esa tentación, Dios les ordenó erradicar todo rastro de esas culturas. Además, les advirtió a los israelitas que, si no echaban de entre ellos a los pobladores de Canaán, se iban a acarrear la ira de Dios. Les iba a dar el mismo castigo que ellos les iban a dar a los cananeos.

Queridos hermanos, Los israelitas no entendieron del todo las razones de Dios para ordenarles destruir todo rastro de las civilizaciones que habitaban en la región de Canaán, por eso, no cumplieron a cabalidad esas órdenes. Esta desobediencia a la larga causó fatales consecuencias a toda la nación. Cada mandamiento que el Señor nos ha dado en su palabra, tiene un propósito para nuestras vidas, por eso, debemos obedecerlo sin cuestionar, pues sabemos que Él es justo, aunque no comprendamos del todo sus propósitos. Hermanos, nosotros todavía vivimos en este mundo, por eso, no podemos vivir aislados de las personas inconversas, pero a pesar de que vivimos en este mundo, ya no somos parte de este mundo, por eso, a pesar de relacionarnos con los incrédulos, no nos dejemos influenciar por ellos, ni tampoco adoptemos sus hábitos y costumbres pecaminosas, más bien, tratemos de influenciar a ellos a través de nuestro caminar en Cristo Jesús.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *