Devocional

NÚMEROS 31

DIOS TARDA, PERO NO OLVIDA.

1 …el SEÑOR le dijo a Moisés: 2 …toma venganza en contra de los madianitas por haber conducido a mi pueblo a la idolatría… 3 Así que Moisés le dijo al pueblo: Escojan a algunos hombres y ármenlos para pelear la guerra… 5 …reunieron a doce mil hombres armados… 7 Así que atacaron a Madián, tal como el SEÑOR le había ordenado a Moisés, y mataron a todos los hombres. 14 Pero Moisés se enfureció con los generales y los capitanes… 15 ¿Por qué dejaron con vida a las mujeres? les reclamó. 16 Precisamente son ellas las que incitaron al pueblo de Israel a rebelarse contra el SEÑOR… NTV.

En el mundo, hay muchas personas que no reconocen la existencia de Dios, y si lo reconocen, no creen en su divina justicia. Por esta incredulés viven bajo la práctica constante de pecado. Estas personas viven de tal forma, pues el Creador no ha derramado todavía su justicia en contra de ellos, por esta tardanza, piensan que su forma de vida no les traerá condenación. Dios todavía no ha derramado su justicia sobre ellas, pues: les está dando la posibilidad de que lleguen a un arrepentimiento, pero si persisten en esas prácticas, el Creador derramará su justicia, pues Dios nunca da por justo al culpable.

En el pasado, los madianitas se habían relacionado con el pueblo hebreo, y les habían incitado a practicar sus costumbres y tradiciones. Además, incitaron a los hebreos a presentar cultos y sacrificios a sus dioses. Estos actos reprochables de parte del pueblo hebreo, enojaron al eterno Creador, razón por la cual derramó su justicia en contra de ellos, exterminando a veinticuatro mil israelitas. Dios había castigado a su pueblo por su rebelión, pero no había castigado al pueblo que había incitado a los israelitas a rebelarse en contra de sus ordenanzas.

Dios tenía presente su juicio en contra de los madianitas, por haber sido los causantes de la rebelión de su pueblo y llevarlos a la idolatría, adulterio y adoración a Baal Peor. Con este propósito, Dios a través de su siervo Moisés, ordenó a los israelitas destruir a todos los madianitas. Para este juicio, el pueblo israelí seleccionó a doce mil hombres, los armó y los envió a la batalla en contra de Madián. Israel salió victorioso de la batalla exterminó a todos los hombres de Madián, pero llevó cautivas a las mujeres, en lugar de exterminarlas también. Sin ninguna duda “Dios tarda, pero no olvida”. A través de este juicio los madianitas aprendieron esa verdad por las malas cuando el Creador tomó medidas contra ellos por la conducta pecaminosa. Este mismo principio, Dios en su tiempo aplicará su juicio en contra las personas que viven bajo el dominio del pecado

Moisés al ver a los generales y capitanes del ejército hebreo, volver con las mujeres madianitas vivas como rehenes, se enfureció. Y les Señaló que esas mujeres fueron las causantes de la rebelión de Israel en contra del Creador y su justo juicio sobre sus compatriotas. Moisés ordenó a su ejército que todos los niños varones, junto con todas las mujeres que habían tenido relaciones sexuales, murieran. Para muchos este juicio puede parecer algo terrible e injusto que los niños también debían ser ejecutados. Dios no es injusto, Dios en su sabiduría quería exterminar al pueblo madianita, pues si dejaba vivos a los niños, ellos crecerían y cobrarían venganza acecinando a su pueblo.

Queridos amigos, ningún pecador puede escaparse del juicio de Dios, pues tarde o temprano Dios derramará su justicia sobre ellos. Dios es paciente y misericordioso con la humanidad, por eso tarda su juicio sobre los pecadores, pero llegará el tiempo en el cual Dios se vengará de todas las personas que no se arrepintieron de sus pecados. Amigo, si usted todavía no se ha arrepentido de sus pecados, no espere más tiempo, este es el momento oportuno para que se arrepienta y confiese sus pecados a Cristo. Solo así, podrá escaparse de su juicio venidero en contra de la maldad y el pecado que domina este mundo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *