Devocional

NÚMEROS 22

DECISIONES.
 
23 la burra de Balaam vio al Ángel del SEÑOR de pie en el camino, con una espada desenvainada en su mano. La burra se apartó del camino … pero Balaam la golpeó y la obligó a regresar al camino. 31 Entonces el SEÑOR abrió los ojos de Balaam y vio al Ángel del SEÑOR de pie en el camino con una espada desenvainada en su mano. Balaam se inclinó y cayó rostro en tierra ante él. 32 … Mira, he venido a impedirte el paso porque con terquedad te me opones. 33 Tres veces la burra me vio y se apartó del camino; si no, te aseguro que te habría matado a ti y habría dejado a la burra con vida. NTV.
 
Con regularidad, las personas cuando tienen que tomar decisiones importantes para sus vidas, consultan a otras personas antes de tomar esas decisiones. Algunas veces consultan a dos o tres personas de su entera confianza para que les dirija a tomar la mejor decisión. Existen algunas personas que antes de consultar ya toman sus propias decisiones, pero acuden a otros solo para que les afirmen la decisión tomada, pero cuando no obtienen el respaldo a su decisión, desechan las opiniones y terminan por seguir adelante con su decisión.
 
El rey Balac, al enterarse de que el ejército israelí había derrotado a los amorreos tuvo miedo y envió a llamar a Balaam para que maldiga a los israelitas y así vencerles en la batalla. Ante el llamado del rey Balac, Balaam dijo a los mensajeros que antes de acudir al llamado del rey consultaría primero a Dios, a la mañana siguiente, Dios le dijo a Balaam que no acuda al llamado de Balac. Ante la primera negativa de Balaam, días más tarde Balac envió nuevamente a sus emisarios más importantes de su palacio, para tratar de convencer a Balaam. Los emisarios del rey prometieron riquezas a Balaam si iba con ellos, en palabras, la respuesta de Balaam fue negativa a los pedidos de los emisarios, pero en su corazón tenía los deseos de ir con ellos y recibir la paga ofrecida, por eso, a pesar de haberles dado su respuesta, nuevamente quedó en consultar a Dios. Balaam sabía que Dios no iba a cambiar de parecer, pero por su codicia dio falsas esperanzas a los emisarios del rey al tratar de consultar nuevamente a Dios.
 
Ante el corazón codicioso de Balaam, Dios permitió que acuda al llamado del rey Balac, pero a pesar de ese permiso, el Creador no estaba de acuerdo con la actitud de Balaam, por eso, trató de impedirle que llegue ante Balac. Para impedir que siga adelante con su decisión, el Ángel del Señor tres veces se puso enfrente de Balaam y su asna y les cortó el camino. La asna pudo ver al Ángel del Señor que impedía el paso, pero Balaam no lo podía ver por qué estaba enceguecido por la codicia. La asna al ver al Ángel del Señor se salió del camino y se detuvo, Balaam al no entender la actitud de su asna, se enfureció y tomó represalias contra ella golpeándola en tres ocasiones.
 
Ante la actitud de Balaam, el Creador se comunicó a través de la asna reprochándole por los castigos injustos, tras este milagro, los ojos de Balaam fueron abiertos y pudo ver al Ángel del Señor con su espada desenvainada lista para usarla. El Ángel del Señor le dijo a Balaam “Tu camino es perverso delante de mí. La asna me ha visto y se ha apartado de mí estas tres veces. Y si de mí no se hubiera apartado, ya te hubiera matado a ti, y a ella la habría dejado viva. Sin duda la asna fue más inteligente que Balaam al detenerse y no proseguir al ver el peligro, pero Balaam a pesar de saber la voluntad del Creador y su justicia en contra de la desobediencia quiso seguir adelante en pos de las riquezas.
 
Queridos hermanos, la codicia por la riqueza que le ofrecía el rey, Balaam se cegó tanto que no pudo ver que Dios estaba tratando de detenerlo. Sin ninguna duda Dios desea lo mejor para las personas y trata de una o de otra forma para que no cometan errores de los cuales se puedan arrepentir en el futuro. Hermanos, cuando consultamos a Dios antes de tomar decisiones importantes para nuestras vidas, Dios nos va a dar su respuesta de una u otra forma para que tomemos la decisión que está en conformidad a su voluntad. Dios utilizará a sus siervos para que nos dirijan en esa decisión importante. No seamos necios como Balaam, y no vayamos en contra la voluntad de nuestro amado Creador.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *