Devocional

ÉXODO 37

CON EXCELENCIA.

1 … Bezalel construyó el arca de madera de acacia… 6 Después hizo la tapa del arca el lugar de la expiación de oro puro… 10 Luego… hizo la mesa con madera de acacia… 16 Después hizo recipientes especiales de oro puro para la mesa… 17 Luego, … hizo el candelabro de oro puro labrado a martillo. Hizo todo el candelabro y sus decoraciones de una sola pieza… 25 Después… construyó, con madera de acacia, el altar para quemar el incienso… 29 Luego elaboró el aceite sagrado de la unción y el incienso aromático con la misma técnica que emplea un experto fabricante de incienso. NTV.

Las personas cuando compran una casa o departamento, con frecuencia la compran sin amoblar, ya que ellos desean decorar desde cero a su gusto y conforme a sus presupuestos. Las personas que cuentan con pocos recursos económicos, van amoblando de poco en poco, pero las personas que cuentan con los recursos suficientes, amueblan sus casas o departamentos de una vez por completo, para poder habitar en ella con total confort. Al igual que una casa, el tabernáculo, la morada de Dios, necesitaba ser amoblada con todo lo necesario para que los sacerdotes hebreos, puedan realizar, los ritos ceremoniales para honrar y glorificar a su Creador.

Moisés confiaba en la habilidad de Bezalel para construir la obra encomendada por el Creador, no se preocupó por nada, dejó toda la tarea de la obra en sus manos, después de haberle dado las instrucciones específicas para cada mueble y utensilio. No todas las personas pueden realizar todas las tareas en la obra del Señor. Pero es importante que cada uno aprenda a hacer voluntariamente todas las cosas que puede hacer. La verdad es que uno está obligado a desarrollar aquellos talentos con los cuales ha sido dotado. Dios había llenado a su siervo Bezalel, con su Espíritu en sabiduría, inteligencia, en ciencia para la obra para la cual lo había elegido. También le dio la capacidad para que pueda enseñar a otros y así le ayuden en la obra, en el servicio al Creador

Bezalel maestro artesano del pueblo hebreo, una vez que recibió las instrucciones para la construcción del mobiliario del tabernáculo, se puso en marcha. Empezó con la elaboración del arca del pacto, un cofre sagrado, donde reposarían las tablas que contenían, las leyes, normas y mandamientos del pacto entre el Creador y el pueblo hebreo, el cual, Dios había entregado a Moisés en la cumbre del monte Sinaí hace algunos días atrás. El arca fue construida con las medidas y los materiales especificados por el eterno Creador.

Con esa misma entrega de amor por la obra de Dios, Bezalel siguió adelante construyendo toda el mobiliario que luego sería colocado dentro del tabernáculo. Construyó la tapa del arca de oro puro, hizo la mesa con madera de acacia, hizo recipientes especiales de oro puro para la mesa, prosiguió con la construcción del candelabro de oro puro, después construyó, con madera de acacia, el altar para quemar el incienso, luego elaboró el aceite sagrado de la unción y el incienso aromático. Toda este mobiliario, lo hizo siguiendo minuciosamente las instrucciones que Moisés le había dado, utilizando los materiales específicos para cada cosa. La exactitud de la ejecución de la obra, sin duda fue algo excepcionante pues prestó atención a todos los detalles en la construcción, ningún detalle fue pasado por alto, sirvió con excelencia a su Creador.

Queridos hermanos, Bezalel prestó atención minuciosamente cada detalle para la elaboración del mobiliario del tabernáculo, él sabía que el trabajo que estaba realizando era para el Señor, era para la morada misma de su Creador. Muchos cristianos en la actualidad sirven a través de sus dones al Señor, pero a pesar de su servicio, no son minuciosos o detallistas en sus ministerios, pues algunos lo hacen solo por cumplir, se olvidan que están sirviendo al Creador y no a los hombres. Hermanos, si estamos sirviendo a Dios en algún ministerio, no lo hagamos como una simple actividad más, sirvámoslo con excelencia y de todo corazón, poniendo todo nuestro ser, pues nuestro servicio es para glorificar y honrar a nuestro Creador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *