Jesus Is Life

DISCIPLINA DEL PADRE ETERNO

DISCIPLINA DEL PADRE ETERNO

Cuando los hijos son disciplinados por revelarse a las órdenes de sus padres, comúnmente llegan a pensar que sus padres no los aman y por eso les disciplinan. Pero la disciplina por la desobediencia o mal comportamiento, no se da porque los padres no amen a sus hijos, más bien porque los aman los corrigen, porque los padres no quieren que sus hijos se pierdan del camino de la rectitud y la obediencia. Por eso, todo padre que ama profundamente a sus hijos debe disciplinarlos con amor y justicia cuando ellos empiezan a desviarse del camino correcto, esto justamente hace el Padre eterno, cuando sus hijos empiezan a apartarse del camino de la verdad y la justicia, trazado en la Biblia. Esto nos da a conocer el escritor de la carta a los hebreos: “Al soportar esta disciplina divina, recuerden que Dios los trata como a sus propios hijos. ¿Acaso alguien oyó hablar de un hijo que nunca fue disciplinado por su padre?.” Hebreos 12:7 TLA.

Cuando empezamos a desviarnos del camino trazado por Jesucristo para sus seguidores, nuestro amoroso Padre eterno, nos envía una disciplina para que volvamos inmediatamente al camino que nos conduce a la salvación y vida eterna. Esto lo hace porque nos ama profundamente y no quiere que vayamos a la condenación conjuntamente con las personas inconversas. Si nuestro Padre eterno no nos disciplinara, nosotros seguiríamos apartándonos más y más del camino de nuestra salvación, hasta apartarnos definitivamente de él, por eso, para que no lleguemos hasta ese punto, es que nos empieza a disciplinar apenas nos estamos desviando de su voluntad, para que recapacitemos y volvamos inmediatamente a Él, y a vivir bajo su voluntad.

Las disciplinas que nos envía nuestro amoroso Padre eterno a nuestras vidas, no solo las envía por nuestro mal comportamiento, sino que también las envía para ayudarnos a moldear nuestro carácter y temperamento a su imagen y semejanza. Si intentamos cortocircuitar Sus tratos con nosotros, puede que tenga que enseñarnos a lo largo de un periodo de tiempo más dilatado, empleando métodos más instructivos y por ello más difíciles. Hay grados en la escuela de Dios, y los ascensos sólo vienen cuando hemos aprendido nuestras lecciones. Por eso cuando Dios nos envía una disciplina, tenemos que analizar a qué se debe, si es porque estamos desviándonos de su camino, o necesitamos crecer espiritualmente. Una vez hecho este análisis, debemos aceptarla, si estamos apartándonos del camino que nos lleva a la salvación, debemos volver inmediatamente a él, para que la disciplina no sea aún más severa. Pero si la disciplina es para ayudarnos a madurar en nuestra fe, debemos aceptarla y no reprochar a nuestro amoroso Padre eterno.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x