Jesus Is Life

FE Y CONFIANZA EN DIOS

FE Y CONFIANZA EN DIOS

HECHOS 28:11 Tres meses después del naufragio, zarpamos en otro barco, que había pasado el invierno en la isla; era un barco de Alejandría que tenía como figura de proa a los dioses gemelos. 12 Hicimos la primera parada en Siracusa … 13 De allí navegamos hasta Regio… al día siguiente, navegamos por la costa hasta Poteoli. 14 Allí encontramos a algunos creyentes, quienes nos invitaron a pasar una semana con ellos. Y así llegamos a Roma. 15 Los hermanos de Roma se habían enterado de nuestra inminente llegada, y salieron hasta el Foro por el Camino Apio para recibirnos… Cuando Pablo los vio, se animó y dio gracias a Dios. 16 Una vez que llegamos a Roma, a Pablo se le permitió hospedarse en un alojamiento privado, aunque estaba bajo la custodia de un soldado. NTV.

Las situaciones adversas que llegan a la vida de los seguidores de Cristo, no son eternas, sino que son pasajeras. Algunas situaciones adversas pueden durar un poco de tiempo para llegar a solucionarse, pero habrán otras que pueden durar un poco más de tiempo en solucionarse, todo dependerá de los propósitos que tenga Dios con esas adversidades en la vida de sus hijos. En medio de las adversidades, los creyentes tienen que tener la certeza de que las adversidades que les sobrevino, en algún momento desaparecerán, y serán cambiadas por bendiciones. Mientras ese día llegue, los creyentes tienen que mantener su confianza en Dios, y perseverar en oración tal como lo hizo el apóstol Pablo a lo largo de ser aprisionado por Roma.

El apóstol Pablo durante su ministerio, tuvo que atravesar por un sinfín de situaciones adversas. Fue golpeado, insultado, acusado falsamente y aprisionado sin que haya cargos en su contra. Pero pese a todas estas situaciones adversas, nunca perdió su fe y confianza en el Señor, sino que se aferró a Él y al cumplimiento de sus promesas para su vida. Mientras esperaba que las adversidades desaparezcan de su vida, perseveraba en oración, y cuando tenía oportunidad compartía su fe en Jesucristo con las personas que estaban a su alrededor. Esta fe y confianza en el Señor no desapareció, aun cuando el barco en el que era llevado para que sea juzgado en roma por el emperador, naufragó. Aun en esta situación, siguió confiando en el Señor, esperando pronto alcanzar la libertad para seguir adelante proclamando el evangelio del reino de los cielos.

Tras tres meses de naufragio, la comitiva que llevaba a Pablo para que sea juzgado, continuó su travesía hacia Roma en un barco de Alejandría. Su primera parada antes de llegar a Roma fue el puerto de Siracusa donde se quedaron por tres días, de allí navegaron hasta el puerto de Regio, al día siguiente, navegaron por la costa hasta Poteoli. En ese puerto, algunos creyentes les invitaron a pasar una semana con ellos y desde ese puerto finalmente llegaron a Roma. En toda esta travesía, Dios había cuidado del apóstol Pablo y de todos los que viajaban junto a él. De esta manera, el Señor cumplió su promesa de que lo llevaría ileso ante el César para que reciba un juicio justo y sin ninguna clase de perjuicio.

Cuando Pablo llegó a Roma, un gran número de Creyentes salió a recibirlo, y por esta cálida acogida el apóstol dio gracias a Dios por medio de una oración. Además de esta cálida bienvenida de parte de los creyentes, el siervo del único Dios verdadero no fue aprisionado en un calabozo, sino que le dieron libertad para que se hospede en un alojamiento privado, debido a que una parte de las autoridades romanas, sabían que Pablo no era un criminal peligroso ni un revolucionario; por otra parte, él había apelado a César y debía permanecer en prisión hasta que fuera el día de la audiencia en la corte. Por tanto, permaneció en arresto domiciliario, en una casa alquilada por él con ese propósito. Éste fue un arreglo mucho mejor que el estar en la prisión común o en un calabozo.

Queridos hermanos. Posiblemente nunca experimentemos las penurias por la que atravesó el apóstol Pablo por cumplir la voluntad de su Señor y salvador. Pero al igual que Pablo, debemos mantener nuestra fe y confianza en el Señor, teniendo la certeza de que en algún momento las situaciones adversas desaparecerán de nuestra vida gracias al amor y la bondad de nuestro amado Señor y Salvador Cristo Jesús. Hermanos. Pese a las situaciones adversas que lleguen a nuestra vida, al igual que el apóstol Pablo, no debemos dejar de servir al Señor con los dones y talentos que hemos recibido. Debemos seguir adelante proclamando las Buenas Nuevas de Salvación y vida eterna a todas las personas que estén a nuestro alrededor.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
2
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x