Jesus Is Life

NO INSULTEMOS A LOS GOBERNANTES

NO INSULTEMOS A LOS GOBERNANTES

Deshonrar a Dios, es algo que muchos seguidores de Cristo lo toman en serio, por eso se esfuerzan mucho para no hacerlo, sabiendo que si lo hacen, serán severamente disciplinados por el Señor. Pero no ocurre lo mismo cuando se trata de hablar mal de sus autoridades y gobernantes de turno, cuando se trata de esto, lo pasan por alto y hablan mal de ellos. Algunos creyentes no solo que hablan mal de sus gobernantes, sino que también los injurian, los insultan y hablan pestes de ellos, olvidándose por completo que esas autoridades fueron puestas por Dios. Incluso algunos creyentes tienen la osadía de meterse con la familia de sus gobernantes, a pesar de saber que ellos no tienen nada que ver en las decisiones y acciones que haga su esposo, su padre o su hijo. Dios está en contra de que sus hijos hablen mal o insulten a sus gobernantes, y precisamente esto nos da conocer el escritor del libro de Éxodo: “No deshonres a Dios ni insultes a ninguno de tus gobernantes.” Éxodo 22:28 NTV.

Cuando el eterno Creador dio la Ley a Moisés, incluyó en ella, una prohibición específica en contra de hablar reprochando o faltando al respeto de aquellos que ocupan posiciones de autoridad. La razón fue clara: ya que todos los gobernantes y líderes sin excepción, son representantes de Dios en la tierra. El Creador en su infinita sabiduría, escogió a estos hombres, y les dotó de poder y autoridad para que gobiernen las naciones de la tierra. Por eso todo creyente que hable mal de sus autoridades, o los insulte o los descalifique como sus gobernantes, reprueba la elección que Dios hizo al escoger a estos hombres para que gobiernen, y no solo eso, sino que también reprueban Su infinita sabiduría. Dios conoce el corazón de cada persona y los elige para que cumplan sus propósitos para cada nación del mundo, aun cuando estos hombres no conozcan a su amado Hijo de manera personal, ni le hayan entregado sus vidas.

La palabra de Dios es clara y concisa, por eso si nos llamamos hijos de Dios, debemos respetar y obedecer a nuestros gobernantes, aunque no estemos de acuerdo con sus políticas de gobierno, ni con sus nuevas leyes, o simplemente no aprobemos su carácter personal. Bajo ninguna circunstancia debemos desacreditar a nuestros gobernantes, ni mucho menos insultarlos en público, en su lugar, constantemente debemos orar por ellos, para que puedan escuchar la voz de Dios, y así puedan tomar las mejores decisiones bajo Su dirección para el bien de nuestra nación. Al proceder de esta manera, evidenciaremos que respetamos la soberanía de nuestro amado Creador al elegir a estos hombres como nuestros gobernantes, y que estamos dispuestos a someternos a ellos, por nuestro amor y devoción a Él.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x