Jesus Is Life

CONSEJOS DE DIOS

CONSEJOS DE DIOS

HECHOS 27:21 … Finalmente, Pablo reunió a la tripulación y le dijo: «Señores, ustedes debieran haberme escuchado al principio y no haber salido de Creta. Así se hubieran evitado todos estos daños y pérdidas. 22 ¡Pero anímense! Ninguno de ustedes perderá la vida, aunque el barco se hundirá. 23 Pues anoche un ángel del Dios a quien pertenezco y a quien sirvo estuvo a mi lado 24 y dijo: “¡Pablo, no temas, porque ciertamente serás juzgado ante el César! Además, Dios, en su bondad, ha concedido protección a todos los que navegan contigo”. 25 Así que, ¡anímense! Pues yo le creo a Dios. Sucederá tal como él lo dijo. NTV.

Escuchar los consejos, ciertamente es difícil para la mayoría de personas, debido a que cada persona anhela hacer su voluntad. Por eso al no escuchar los sabios consejos y hacer su voluntad, las personas se enfrascan en graves y terribles problemas que pudieron haberse evitado, este fue el caso del capitán del barco y el oficial a cargo de los prisioneros. El apóstol Pablo bajo la dirección de Dios, aconsejó al oficial a cargo de los prisioneros que no zarparan del puerto hasta que pase definitivamente la tormenta y las olas del mar estén en completa calma, pero el oficial no atendió a las palabras de Pablo y prefirió escuchar al capitán del navío, quien le había asegurado que nada les pasaría durante su travesía a Roma, ya que la tormenta era pasajera.

El oficial prefiriendo las palabras del capitán del navío, ordenó a la tripulación zarpar con dirección a Roma. Conforme avanzaba el navío, las olas del mar cada vez más se embravecían debido a que la tormenta se intensificaba cada vez más. Esta creciente de las olas, batían al barco de un lado al otro, dando la sensación entre los tripulantes, los oficiales romanos y los presos, de que en algún momento el barco se viraría y ellos morirían ahogados en la profundidad del mar. Esta terrible situación, causó ansiedad y malestar en todos los que estaban a bordo del navío, lo cual también les había impedido comer por largo tiempo, pues durante todo este tiempo, habían trabajado incansablemente para salvar el navío y así también salvaguardar sus vidas.

Ante la desesperanza reinante en los rostros de todos los que estaban a bordo del navío, Pablo se puso en pie en medio de ellos y les dio a conocer que todas las penurias por las que estaban atravesando, él ya lo había anunciado con anterioridad a los que estaban a cargo del navío, pero esto lo dijo no con las intenciones de hacerles sentir mal o miserables a ellos, sino para que la próxima vez, creyeran en cada una de sus palabras, ya que los concejos que les daba, no provenían directamente de su mente, sino que provenían directamente del único Dios verdadero a quien servía con pasión y dedicación.

Una vez que Pablo obtuvo la atención de todos, les dio un mensaje de esperanza de parte de Dios. Les aseguró que aunque la nave se perdería, no habría pérdidas humanas entre ellos, sino que todos se salvarían. y esto sería una realidad, ya que había recibido esta visión de parte del único Dios verdadero a quien servía. Pues aquella noche, un ángel del Señor se le había presentado, asegurándole que comparecería ante César en Roma tal como lo había solicitado. Por medio de esta visión, Dios le había prometido a Pablo que no solo iba a resguardar su vida, sino también la vida de todos los que estaban abordo en el navío con él. Ante el peligro que corría su vida y la vida de todos los que estaban a bordo del navío, el apóstol Pablo había orado fervientemente por todos ellos, y Dios en su gran amor y misericordia, escuchó la petición de su siervo y le concedió salvaguardar la vida de todos los que estaban junto a él.

Queridos hermanos. El oficial por no escuchar los consejos del apóstol Pablo, casi lleva a la muerte a toda una tripulación, pero Dios en su gran amor y misericordia, resguardó la vida de toda la tripulación por causa de su fiel siervo. Ya que Dios le había prometido, que le cuidaría y le llevaría a Roma para que en esa ciudad de testimonio de las Buenas Nuevas de salvación y vida eterna. Hermanos. El no atender a los sabios consejos que nos dan, pueden llevarnos a enfrascarnos en terribles y graves problemas, y más aun si estos consejos son dados bajo la dirección de Dios. Por eso, para no estarnos arrepintiéndonos después, es mejor que escuchemos los consejos que nos dan las personas que caminan bajo la voluntad de Dios, ya que esos consejos no serán de su propia mente, sino que serán bajo la dirección de Dios, y sabemos que los consejos que provienen de Dios, siempre serán los más adecuados para nuestra vida.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x