Jesus Is Life

PROTECCIÓN Y CUIDADO DE DIOS

PROTECCIÓN Y CUIDADO DE DIOS

HECHOS 26:21 Unos judíos me arrestaron en el templo por predicar esto y trataron de matarme. 22 Pero Dios me ha protegido hasta este mismo momento para que yo pueda dar testimonio a todos, desde el menos importante hasta el más importante. Yo no enseño nada fuera de lo que los profetas y Moisés dijeron que sucedería: 23 que el Mesías sufriría y que sería el primero en resucitar de los muertos, y de esta forma anunciaría la luz de Dios tanto a judíos como a gentiles por igual. 24 De repente Festo gritó: Pablo, estás loco. ¡Tanto estudio te ha llevado a la locura! 25 Pero Pablo respondió: No estoy loco, excelentísimo Festo. Lo que digo es la pura verdad. NTV.

La vida de los siervos diligentes, no es para nada fácil, ya que durante la predicación de las Buenas Nuevas de Salvación, se encontrarán con un sinfín de obstáculos que tratarán de que persistan en seguir adelante con la tarea que el Señor les ha delegado. Algunos inconversos no les prestarán atención, y rechazarán rotundamente el mensaje de salvación que se les esté presentado. Otros, no solo recibirán el rechazo al mensaje que se les predica, sino que también, recibirán burlas e insultos de los inconversos. Otros serán perseguidos, encarcelados y sentenciados a muerte por proclamar el evangelio de Cristo. Pese a todos estos peligros, el siervo diligente seguirá adelante cumpliendo con el encargo de su Señor y Salvador, teniendo la certeza de que Dios lo cuidará y lo protegerá de toda asechanza maligna. Esta es la confianza que tenía el apóstol Pablo desde el momento que inició su ministerio. Pues Pablo, frecuentemente recibió el rechazo e insultos de sus propios compatriotas. También fue perseguido y encarcelado injustamente. Pero pese a todos estos obstáculos, Pablo sentía que el Señor lo cuidaba y lo protegía para que siguiera adelante con su misión de anunciar al mundo el mensaje de salvación y vida eterna.

Este testimonio del cuidado de Dios a lo largo de su ministerio, El apóstol Pablo lo dio a conocer al rey Agripa, a Berenice, al gobernador Festo y a todos los presentes en el auditorio. El apóstol primero les relató su vida antes de conocer a Cristo, luego su conversión y terminó relatándoles el mensaje que él predicaba para llevar a muchos pecadores al arrepentimiento y al conocimiento de la verdad. Pablo argumentó que su mensaje no era nada del otro mundo, sino que era el mismo mensaje que habían anunciado los profetas del Antiguo Testamento y Moisés, el profeta más relevante y reconocido por el pueblo judío. Pablo les dio a conocer a toda su audiencia, que Jesucristo era el Mesías que Dios les había prometido enviar para rescatar a su pueblo, y que ahora la libertad era posible aceptando el sacrificio que Jesucristo había realizado al entregar su vida en la cruz del calvario.

Tras exponer el evangelio de salvación, Pablo afirmó a los representantes del imperio romano, que los líderes judíos estaban en su contra por predicar esta verdad en toda la región de judea y en la ciudad de Jerusalén, que por eso buscaban asesinarlo, pero pese a toda esta persecución en su contra por parte de los líderes judíos, Dios lo había cuidado y protegido para que siguiera adelante cumpliendo esta misión delegada por el Señor, y que por esa protección, él podía estar de pie delante de ellos en ese momento argumentando su defensa. A Festo no le pareció para nada coherente estos argumentos expuestos por Pablo en su defensa, razón por lo cual lo tachó de loco. Ante estas palabras del gobernador, el apóstol, enfáticamente respondió que no estaba loco, sino que solo había dicho la verdad en cuanto al evangelio de salvación, y la protección de Dios para con todos sus siervos que le sirven con diligencia.

Queridos hermanos. Con la ayuda de Dios, Pablo había sobrevivido a todas las conspiraciones y ataques por parte de los líderes judíos hasta ese día. Por esta ayuda Divina, Pablo tenía la certeza de que Dios cuida y protege a todos los siervos diligentes, por tal razón, no había por qué tener miedo de seguir adelante compartiendo las Buenas Nuevas de Salvación y vida eterna. Hermanos. El cuidado y la protección que experimentó el apóstol Pablo ante las persecuciones de sus enemigos, lo pueden experimentar todos los siervos de Dios en el presente, ya que esa fue su promesa, y Dios no cambia de parecer y mucho menos si sus siervos diligentemente le obedecen y proclaman su palabra al mundo perdido y pecador. Con la certeza del cuidado y la protección de Dios, sigamos adelante compartiendo el evangelio pese a que nos encontremos con obstáculos y situaciones adversas como el apóstol Pablo.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x