Jesus Is Life

REUNIÓN DE ORACIÓN

REUNIÓN DE ORACIÓN

Es evidente que cuando se llama a un tiempo de oración congregacional, no todos los miembros de la iglesia participan de este tiempo de oración, la mayoría de los miembros presentan un sinfín de excusas para no asistir al llamado. Este ausentismo de los hermanos, sin duda genera tristeza en el corazón de los que están al frente de la iglesia. Pero para orar y recibir la respuesta de Dios a las oraciones, no es indispensable que toda la iglesia esté presente, basta que dos o tres miembros de la iglesia estén, pero con un mismo sentir, ya que en medio de esos dos o tres siervos fieles, Cristo Jesús está presente. Esto lo afirmó Jesucristo a sus discípulos. “Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” Mateo 18:20 DHH.

El anhelo de los pastores y líderes de las iglesias cristianas, es que toda la congregación participe de las diferentes actividades de la iglesia, y especialmente de los tiempos de oración. Pese a este anhelo, es casi imposible que todos los miembros de la congregación se reúnan para orar con un mismo sentir, ya que cada uno tiene su propia agenda, y no están dispuestos a cambiarla para reunirse a orar con sus hermanos de la fe. La negativa de los hermanos a participar en los tiempos de oración, no debe ser una causa para dejar de reunirse para orar. Los tiempos determinados para orar a Dios deben seguir, aunque sea con dos o tres, ya que en medio de ellos está Dios presente escuchando cada una de sus peticiones. Además, para que el Señor esté presente, la reunión de oración debe ser hecha en el nombre de Jesucristo. Reunirse en Su nombre significa, reunirse por Su autoridad, en reconocimiento de todo lo que Él es, y en obediencia a Su bendita Palabra.

El acuerdo sincero de dos o tres personas es más poderoso que el acuerdo superficial de miles, porque el Espíritu Santo de Cristo está con ellos. Si dos o más creyentes, llenos del Espíritu Santo, se reúnen para orar de acuerdo a la voluntad de Dios, y no de acuerdo a cada uno de ellos, sus peticiones serán concedidas. Antes de reunirnos a orar con otros creyentes, es indispensable que primero nos pongamos de acuerdo con lo que vayamos a pedir a Dios, y luego sí reunirnos en el nombre del Señor para exponerle nuestras peticiones, si lo hacemos de esta manera, podemos tener la certeza de que nuestras oraciones llegarán a la presencia del Señor, y Él a su debido tiempo nos dará la respuesta que tanto anhelamos. Con esto en mente, la próxima vez que no participe toda la congregación en los tiempos de oración, no nos aflijamos, más bien, sigamos adelante con nuestra reunión, teniendo la certeza de que Dios está en medio de nosotros, escuchando nuestras oraciones.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x