Jesus Is Life

LIBERTAD Y SALVACIÓN

LIBERTAD Y SALVACIÓN

ZACARÍAS 9:9 ¡Alégrate, oh pueblo de Sión! ¡Grita de triunfo, oh pueblo de Jerusalén! Mira, tu rey viene hacia ti. Él es justo y victorioso, pero es humilde, montado en un burro: montado en la cría de una burra. 10 … tu rey traerá paz a las naciones. Su reino se extenderá de mar a mar y desde el río Éufrates hasta los confines de la tierra. 11 Debido al pacto que hice contigo, sellado con sangre, yo liberaré a tus prisioneros de morir en un calabozo sin agua. NTV.

Al ser víctimas de agresiones constantes, las víctimas desde lo más profundo de su ser, anhelan que alguien venga a defenderlos, y liberarlos definitivamente de las manos opresoras de sus agresores. Un anhelo similar tenían los judíos que habían regresado a sus tierras de la cautividad. Tras el decreto de liberación de Darío, rey del imperio Medo-persa, un grupo de judíos habían vuelto a sus tierras para tratar de reconstruir la ciudad y el templo. Pero los trabajos de reconstrucción estaban siendo truncados por los habitantes que se habían establecido en esas tierras cuando los judíos permanecían cautivos en las tierras del imperio babilonio. Estos pueblos que se habían establecido alrededor de Jerusalén, realizaban constantes ataques a las edificaciones que los judíos trataban de reconstruir, haciendo inútil todo el arduo trabajo realizado. Ante estos constantes ataques, el pueblo se desalentó y no quería seguir adelante con los trabajos de reconstrucción. En esos momentos de aflicción del pueblo hebreo, Dios utilizó al profeta Zacarías para alentar a su pueblo con la profecía de la llegada de su nuevo rey para liberarlos de sus enemigos.

Zacarías, llamó a su pueblo a alegrarse, porque se acercaban los días para la llegada del nuevo Rey de Israel. El profeta les describió las características que tendría el nuevo rey de Israel, un Rey justo y salvador, humilde, el cual llegaría a la ciudad de Jerusalén cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna. Zacarías les presentó al Mesías Rey, que venía a ocupar el trono de David. Para los pueblos antiguos, el asno era una bestia sencilla de carga, y cuando una persona montaba en él, no representaba poderío sino humildad. A menudo, los príncipes montaban asnos en tiempos de paz, pero no representaba la humildad de estos, más bien representaban el carácter pacífico del monarca. El caballo era montura propia del que va a la guerra, el asno se usaba para las entradas solemnes con carácter amistoso. Este Rey para Israel, no surgiría como surgían los otros reyes de la época, caracterizados por el fulgor y el poderío. El futuro Rey de Israel, surgiría pasivamente en justicia salvadora. Por eso ingresaría a la ciudad de Jerusalén, sentado sobre un asno, pacíficamente, sin violencia, para ocupar el trono de David.

Las palabras del profeta Zacarías, se cumplieron con la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, sentado sobre un sencillo asno, este importante suceso se encuentra descrito en el evangelio de Mateo 21:1-11. Estos acontecimientos fueron profetizados quinientos años antes de que ocurriera. Así como se cumplió esta profecía cuando Jesús vino a la tierra, sin duda se cumplirán las profecías de su regreso por sus siervos. Las cualidades que Zacarías menciona en cuanto al Rey que vendría para reinar Jerusalén, Jesús las demostró en su vida y ministerio sobre la tierra. Jesús durante los años de su ministerio, proclamó la paz y la libertad a los que se encontraban cautivos a consecuencia de sus pecados, y a través de su sacrificio en la cruz del calvario, otorgó la salvación a todos los que lo reciben como su Señor y salvador.

Queridos hermanos. Las palabras proféticas del profeta Zacarías, en primera instancia fueron para alentar al pueblo judío a seguir adelante confiando en la protección y el cuidado del Señor de los Ejércitos Celestiales por su pueblo, confiando en el pacto que Dios había hecho con los patriarcas, confiando en la restauración total del reino. Pero gracias al amor y la misericordia de Dios por sus criaturas, estas profecías fueron ampliadas para todo el mundo. Hermanos. Gocémonos y alegrémonos, porque nosotros estábamos presos en nuestros delitos y pecados, pero Dios nos rescató, nos liberó de nuestra cautividad y nos dio la salvación a través de la preciosa sangre de su Hijo amado Jesucristo. ¿Pero si usted todavía sigue preso en su vida de maldad y pecado, que espera? Acepte la libertad que Dios le está ofreciendo en este instante, solo Él puede restaurar su vida. Acepte hoy mismo en su corazón a Jesucristo como su Señor y Salvador para que disfrute del regalo de la vida eterna.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x