Jesus Is Life

ADVERTENCIA CONTRA LOS PASTORES

ADVERTENCIA CONTRA LOS PASTORES.

JEREMÍAS 23:23:1 ¡Qué aflicción les espera a los líderes de mi pueblo los pastores de mis ovejas porque han destruido y esparcido precisamente a las ovejas que debían cuidar!, dice el SEÑOR. 2 Por lo tanto, esto dice el SEÑOR, Dios de Israel, a los pastores… Ahora, yo derramaré juicio sobre ustedes por la maldad que han hecho a mi rebaño; 3 pero reuniré al remanente de mi rebaño de todos los países donde lo he expulsado. Volveré a traer a mis ovejas a su redil y serán fructíferas y crecerán en número. 4 Entonces nombraré pastores responsables que cuidarán de ellas, y nunca más tendrán temor. Ni una sola se perderá ni se extraviará. ¡Yo, el SEÑOR, he hablado! NTV.

Desde siempre, el anhelo del Señor ha sido que su pueblo escogido esté bajo el cuidado y la cobertura de un líder semejante a ellos. Por eso, ha escogido a determinadas personas para que estén al frente de su pueblo. Muchos han escuchado este llamado de Dios para dirigir a su pueblo, pero no todos han estado a la altura de lo que demanda el servicio, ya que muchos se han desviado de la voluntad de Dios y han antepuesto su propia voluntad, dispersando de esa manera al pueblo o grupo que el Señor les ha encomendado. En el pasado, el eterno Creador, escogió a los sacerdotes para que velen por el bienestar y la espiritualidad de su pueblo, pero ellos no velaron por las necesidades del pueblo, más bien, velaron por sus propias ambiciones, llegando al grado de extorsionarlos y dispersarlos.

Ante este hecho reprochable por parte de los sacerdotes o pastores del pueblo escogido, el Señor por medio del profeta Jeremías, anunció que derramaría un juicio terrible sobre ellos por la maldad que habían hecho a su rebaño. La sentencia de Dios contra los sacerdotes se debió a que ellos no habían cuidado y protegido a sus ovejas, ni tampoco los habían puesto a salvo de las asechanzas enemigas, por lo contrario, las habían abandonado por completo, incluso, las habían llevado a la destrucción. Dios está en contra de todos los pastores y líderes que no cumplen bien la tarea para los cuales fueron llamados, por eso la misma sentencia que dio a los sacerdotes en el pasado, serán aplicadas sobre los pastores de la actualidad.

El Señor también hizo la promesa de que reuniría nuevamente a las ovejas que fueron dispersadas a diferentes partes por las acciones de los malos pastores, que traería nuevamente a todo su rebaño a su redil y que ahí serán fructíferas y crecerán en número. El Señor como un buen pastor, reunirá a todas las ovejas dispersadas y las llevará nuevamente a su redil para cuidarlas y protegerlas de todos los peligros existentes en este mundo. Por medio de esta promesa, los creyentes también pueden tener la certeza de que Dios no abandonará a una de sus ovejas que haya sido dispersada o que voluntariamente haya tomado la decisión de abandonar el redil.

El que es llamado a presidir una congregación o un ministerio, debe tener en cuenta que ese puesto es un gran privilegio que el Señor le da, por eso debe hacer todo lo posible para cumplir su encomienda de la mejor manera. Además, debe tener presente que las personas que están a su cargo, no son suyas, sino que pertenecen al Señor, y que por eso, deben cuidarlos con todo su esmero para que ninguna de ellas se pierda o se extravié de sus caminos, pues si no cumple bien la tarea que se le fue dada, corre el peligro de ser desechado por el Señor, y reemplazado por un nuevo pastor para que cuide y vele por el bienestar de todas sus ovejas.

Queridos hermanos. Cuando los lideres actúan autoritariamente o no satisfacen las necesidades espirituales de sus consiervos, o no los guían correctamente en el camino trazado por Cristo, corren el peligro de que las personas que están a su cargo, abandonen las congregaciones que presiden y vayan en busca de otras congregaciones, o simplemente vuelvan al camino de la maldad y pecado. Para que eso no suceda, los pastores deben cuidar de su congregación en conformidad a la palabra de Dios. Solo de esa manera tendrá la aprobación del Príncipe de los pastores que es Jesucristo. Hermanos. Si Dios nos ha dado el privilegio de presidir una congregación o un ministerio, hagámoslo de la mejor manera, tratando de reflejar siempre el amor y el carácter mostrado por Cristo Jesús. Ya que, si no lo hacemos de esa manera, corremos el peligro de perder el privilegio que el Señor nos ha dado. Porque Él promete que desechará a todos los malos pastores y los reemplazará por uno nuevo que cumpla de mejor manera el llamado.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
1
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x