Jesus Is Life

SOMETÁMONOS A DIOS

SOMETÁMONOS A DIOS.

Ante las tentaciones presentadas por el enemigo de Dios, muchos seguidores de Cristo han quedado abatidos, pues han cedido a esas tentaciones y han quedado atrapadas bajo las consecuencias de sus acciones pecaminosas. Satanás, a pesar de que nosotros hayamos aceptado a Cristo Jesús en nuestro corazón, para él no son ocultas nuestras debilidades, por eso, siempre utiliza cada una de nuestras debilidades a su favor, para hacernos caer en sus redes maquiavélicas. ¿Entonces será que es imposible que el hombre pueda vencer a al maligno? De ninguna manera, ya que Jesucristo es el gran ejemplo de que el hombre puede vencer las artimañas de satanás. Al igual que Cristo, el creyente puede vencer cualquier obstáculo que le ponga el enemigo para hacerle tropezar de su caminar en Cristo. ¿Entonces cuál es la fórmula para vencer las artimañas del maligno? Esta respuesta justamente nos da el apóstol Santiago en su epístola que lleva su mismo nombre: “Así que sométanse a Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes.” Santiago 4:7 NVI.

La tentación, es una de las armas más poderosas que tiene satanás para vencer a los seguidores de Cristo. Con esta arma, a lo largo de la historia de la iglesia, a abatido a muchos cristianos y los ha alejado del camino de la salvación y la vida eterna. El arma que utiliza satanás contra los cristianos, no es invencible, puede ser vencida con un armamento que es más poderoso, este armamento es el sometimiento del cristiano a la voluntad de Dios. Esto significa que los seguidores de Cristo deben obedecer y sujetarse a Dios, listos para escucharle y poner en práctica cada una de sus palabras, las cuales están descritas en las Sagradas Escrituras. Un creyente que camina en sujeción a la voluntad de Dios, no podrá ser vencido por el maligno, ya que va a tener las fuerzas de Dios para resistir cualquier tentación que le envié el maligno. En un corazón fortalecido con la palabra de Dios, el enemigo no podrá hacer nada contra el creyente, más bien, huira de él, tal como lo afirma el apóstol Santiago.

Aunque Dios y Satanás están en guerra constante, no tenemos que esperar hasta el final de los tiempos para ver quién ganará la guerra. Jesucristo ya venció a Satanás cuando entrego su vida en la cruz del calvario, y cuando nuevamente Él regrese a este mundo, Satanás y todos sus aliados serán eliminados para siempre. Sin embargo, Satanás y sus aliados están aquí en este momento, y procuran convertirnos a su maligna causa, para que nosotros también seamos condenados conjuntamente con ellos. Para no tener el mismo destino que los enemigos de Dios, nosotros debemos someternos totalmente a Dios. Con un corazón sometido tendremos la ayuda y el poder del Espíritu Santo que mora en nuestra vida, para resistir a toda asechanza maligna. Debemos cerrar nuestros oídos y corazones a sus sugerencias y tentaciones. Debemos utilizar las Sagradas Escrituras como nuestro escudo y nuestra espada para repeler cualquier asechanza maligna. Si resistimos a sus ataques, satanás huirá de nosotros.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
1
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x