Jesus Is Life

ELOGIE AL SER AMADO.

CANTAR DE LOS CANTARES 1:9 Amada mía, tu andar tiene la gracia del trote de las yeguas que tiran del carro del rey. 10 ¡Preciosas se ven tus mejillas en medio de tus trenzas! ¡Bellísimo luce tu cuello entre tan bellos collares! 13 Mi amado es para mí como el saquito perfumado que llevo entre mis pechos. 14 Mi amado es para mí como un ramito de flores de las viñas de En-gadi. 15 ¡Tú eres bella, amada mía; eres muy bella! ¡Tus ojos son dos luceros! 16 ¡Tú eres hermoso, amado mío! ¡Eres un hombre encantador!… TLA.

Muchas relaciones maritales se han roto o se han terminado por la cotidianidad de los conyugues. Al casarse, las parejas se olvidan de todo el camino que debieron recorrer en la etapa de enamorados hasta llegar al altar. Ese camino del enamoramiento mutuo, donde cada uno, relucía lo mejor del otro, como sus atributos, sus virtudes y sus cualidades. Todos estos aspectos eran expresados con palabras más dulces que la miel, palabras que los enamoraban cada día más. En muchas parejas, estas palabras de amor y enamoramiento terminan cuando unen sus lazos en el matrimonio, cosa que no debería de ser. Mas bien en la nueva etapa conyugal, se debería tener esta práctica más frecuente, ya que en la vida conyugal, es cuando se puede descubrir muchas más virtudes y cualidades maravillosas de la persona amada.

Recalcar las virtudes, cualidades y atributos de la persona amada todos los días es importante, razón por la cual Salomón a pesar de tener asegurado el amor de la Sulamita, persistió en su enamoramiento a su amada con palabras dulces que realzaban la hermosura de su amada. El sabio comparó el porte y el caminar de su amada con el andar y la gracia del trote de las yeguas que tiran del carro del rey. En Israel decir yegua no era un insulto, los caballos eran de un valor incalculable. Salomón al hacer esta comparación, dijo a su amada que ella era como una hermosa yegua entre los corceles que tiran de los carros del faraón. La Sulamita era la compañía más hermosa a la que un príncipe podía aspirar. ¡Hoy en día ninguna joven se sentiría alagada con semejante comentario! Sin embargo, era un cumplido muy valioso. Varios caballos jalaban los carros, pero la yegua más valiosa iba al frente; más refinada, bella, y noble, que todos los otros, sobresalía de entre la multitud. Además, Salomón recalcó la hermosura de su amada, por eso exclamó: ¡Preciosas se ven tus mejillas en medio de tus trenzas! ¡Bellísimo luce tu cuello entre tan bellos collares! Sin duda, el rostro de su amada era realmente hermosa, que sobresalía entre las piedras preciosas como el oro, la plata y más piedras valiosas que adornaban su cuello.

La Sulamita no se inmutó por los piropos que le lanzó su amado. Por eso inmediatamente replicó a sus piropos, y exclamó: ¡Mi amado es para mí como el saquito perfumado que llevo entre mis pechos!, ¡Mi amado es para mí como un ramito de flores de las viñas de En-gadi! En la cultura hebrea, las mujeres portaban en un collar, una pequeña bolsa de tela con una costosa resina perfumada la cual llevaban a dondequiera que iban. La Sulamita llevaba su bolsita perfumada cerca del corazón. Como a la bolsita de perfume, su amado estaba en el corazón de ella, dondequiera que iba. Y al comparar a su amado con una rama de flores de las viñas de En-gadi, la Sulamita estaba diciendo que la apariencia de su amado, destacaba entre todos los hombres. La flor de alheña en En-gadi era considerada como una de las flores más hermosas de la región, debido a que se daba en un medio árido y desértico de palestina.

Queridos hermanos. Salomón y la Sulamita constantemente se intercambiaban elogios a pesar de que el amor del ser amado, les pertenecía solo a ellos. Salomón recalcaba la hermosura y la belleza de su amada, y la Sulamita recalcaba la hermosura y los encantos de su amado. A través de estos intercambios de elogios, mantenían encendida la llama del amor. Los piropos y las palabras de amor no deben desaparecer por nada del mundo después de la unión matrimonial, más bien deben permanecer hasta que uno de los dos parta a la presencia del Señor. Hermanos. ¿Recuerdan cuándo fue la última vez que elogio a su conyugue?, ¿Cuándo le dirigió palabras de amor o le escribió una carta? A lo mejor ya ni se acuerda cuando fue esa última vez. El amor dentro del matrimonio crece a través del enamoramiento con palabras de amor, y a través de los actos. No permita que la llama del amor se extinga en su vida matrimonial, elogie la hermosura, las virtudes y las cualidades de su cónyuge todos los días, hágale sentir que es la persona más importante de su vida.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x