Jesus Is Life

ACUÉRDATE DE TU CREADOR.

ECLESIASTÉS 12:1 No dejes que la emoción de la juventud te lleve a olvidarte de tu Creador. Hónralo mientras seas joven, antes de que te pongas viejo y digas: La vida ya no es agradable. 6 Sí, acuérdate de tu Creador ahora que eres joven, antes de que se rompa el cordón de plata de la vida y se quiebre la vasija de oro. No esperes hasta que la jarra de agua se haga pedazos contra la fuente y la polea se rompa en el pozo. 7 Pues ese día el polvo volverá a la tierra, y el espíritu regresará a Dios, que fue quien lo dio. NTV.

En su etapa de la juventud, los hombres por su inmadurez, fácilmente se entregan a los placeres y satisfacciones que les presenta este mundo perdido. Ellos sienten que su vigor y energía que tienen en esa etapa de la vida, nunca se acabará y que siempre la tendrán para hacer las cosas que les place por el resto de sus vidas. La energía que se tiene en la juventud es pasajera, ya que con el transcurso de los años de vida del hombre, la energía poco a poco va decayendo, hasta que llegará un día en el cual el hombre no tendrá la fuerza suficiente para valerse por sí mismo, para realizar las actividades básicas y fundamentales, como comer, vestirse, asearse etc. Salomón ante la realidad que les espera a los jóvenes, les aconseja para que en esos días de vitalidad no se olviden de su Creador.

La exhortación que hace el sabio a los jóvenes, no es solo a que tengan presente a Dios en la mente y en el corazón, lo que Salomón trata de decirles es que cumplan con los deberes para con Dios. Que lleven una vida de testimonio, cumpliendo, obedeciendo y practicando cada una de sus enseñanzas mientras tengan la fuerza para realizarlo. A Dios no le satisface que simplemente lo recuerden como quien recuerda algún hecho histórico o como alguna pequeña trivialidad. Recordarlo significa mantenerlo a Él y a su Palabra constantemente en la mente y en el corazón, confiar en Él y vivir cada nuevo día con Él y para Él. Significa estar agradecido por todos los dones y promesas que les ha dado, y acudir a Él en tiempo de necesidad y tribulación.

Los jóvenes deben acordarse de su Creador antes de que la sombra de la vejez le lleguen, ya que, en esa nueva etapa de la vida, los días no van a ser tan agradables como lo eran en la etapa de la juventud, pues no van a tener la fuerza necesaria para realizar las actividades que quisieran hacer, necesitarán la ayuda de alguien más para hacerlas. Los jóvenes pueden estar totalmente seguros de que los días malos llegarán a sus vidas. Si el hombre vive muchos años la etapa de la vejez, los años carecerán de total placer y contentamiento, debido a que el dolor y las enfermedades serán parte de sus días de vida. En esos años el hombre sentirá que la vida ya no es tan agradable como cuando era joven.

El Salmista una vez más exhorta a los jóvenes para que se acuerden de su Creador ahora que son jóvenes, antes de que les llegue la muerte, pues ese día el polvo volverá a la tierra, y el espíritu regresará a Dios, que fue quien lo dio. La muerte no espera a que el hombre llegue a su adultez, o a su vejez, siempre está al asecho, esperando el momento preciso para hacerse de su próxima víctima. Por eso los jóvenes deben aprovechar cada día de sus vidas, llevando una vida en conformidad a la voluntad de Dios, pues si espera algunos años más para hacerlo, pueda ser que la muerte le sorprenda y entonces tendrá que sufrir las consecuencias de no haberse acordado de Dios en su juventud. Además, la juventud es la etapa más precisa para empezar a servir a Dios, ya que se tiene la energía, la fuerza, la destreza, la habilidad, y se cuenta con el tiempo necesario para dedicarlas a las cosas de Dios.

Queridos hermanos. En la actualidad, muchos adolescentes y jóvenes cristianos, no toman en cuenta los consejos de Salomón, y llevan sus vidas sin tomar en cuenta a Dios. Erróneamente piensan que cuando lleguen a ser mayores, cambiarán su estilo de vida y empezaran a vivir conforme a la voluntad de Dios. ¿Si usted es uno de los jóvenes que piensa de esa manera? Puede ser que ese día nunca le llegue, las personas que han llevado su vida sin Dios no lo encuentran fácilmente en el último momento. Por cada ladrón en la cruz que se salvó al final de su vida, hay otros incontables que pasan por la oscura puerta de la muerte de la misma manera en que llevaron su vida, sin preparación para reunirse con su Creador. Jóvenes, ahora que están en la flor de la vida, aprovechen al máximo la fuerza, la energía, la destreza y el talento para ponerlas al servicio de Dios. Ahora es el tiempo preciso para dedicarse a las cosas de su Creador, para el estudio de la Biblia, para la oración y para asistir a la iglesia. Así, cuando los problemas de la vida le sobrevengan o la flor de la juventud decaiga, podrá afrontar esos días y años con el Creador a su lado.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x