• Jue. Jun 30th, 2022

EL REGALO DE LA PRESENCIA DE DIOS

May 5, 2022

EL REGALO DE LA PRESENCIA DE DIOS.

 

SALMOS 21:1 ¡Cuánto se alegra el rey en tu fuerza, oh SEÑOR! Grita de alegría porque tú le das la victoria. 2 Pues le diste el deseo de su corazón; no le has negado nada de lo que te ha pedido. 4 Te pidió que le preservaras la vida, y le concediste su petición; los días de su vida se alargan para siempre. 6 Lo has dotado de bendiciones eternas y le has dado la alegría de tu presencia. NTV.

 

Por lo general, algunas personas cuando extienden su clamor a Dios, no lo hacen de todo corazón, pues todavía tienen dudas abarcadas en su ser, acerca del poder de Dios para cumplir sus peticiones. Para que las oraciones hechas al eterno Creador sean respondidas, no debe haber ni una pisca de duda en el corazón del orante, ya que, si tiene dudas en el poder de Dios, sus oraciones jamás serán respondidas. El pueblo hebreo y los sacerdotes cuando intercedieron ante su Creador para que protegiera a su monarca, lo hicieron con la convicción de que sus oraciones serían escuchadas y respondidas, sus corazones estaban confiados de que su rey tendría la cobertura del todo Poderoso para salir airoso de su batalla contra sus enemigos.

 

Las oraciones sinceras del pueblo hebreo fueron contestadas, el eterno Creador había protegido a su monarca y le había dado la victoria sobres sus enemigos. Al ver la respuesta de Dios a su clamor, nuevamente el pueblo en una asamblea solemne dio gracias al eterno Creador. El pueblo en oración, se gloriaron en la bondad y en la misericordia de Dios para con su rey. Y de la misma manera, jubilosos exclamaron: ¡Cuánto se alegra el rey en tu fuerza, oh SEÑOR! Grita de alegría porque tú le das la victoria. Las respuestas de Dios a las oraciones traen alegría y regocijo, por eso David y sus compatriotas glorificaron y gritaron con alegría el nombre de su Creador.

 

Dios no solo le había dado la victoria a David sobre sus enemigos, sino que también le había cumplido el deseo de su corazón; no le había negado nada de lo que le había pedido, le había concedido absolutamente todo lo que había anhelado el monarca hebreo. Además, le preservó la vida, dándole muchos años más de vida, también preservó su nombre para siempre. El eterno Creador no cumple a medias las oraciones de sus siervos, más bien, en conformidad a su generosidad, da mucho más de lo que piden. El pueblo había orado por su monarca, y en respuesta, David recibió como regalo de Dios el deseo de su corazón, ricas bendiciones, una corona de oro puro, larga vida, esplendor y majestad.

 

David no solo recibió los regalos materiales, y la vida eterna de la mano del Señor, el monarca recibió algo que sobrepasa cualquier deseo material del corazón. David recibió la presencia de Dios en su vida. La presencia del Señor en la vida de la persona, sobrepasa cualquier regalo material que uno pueda anhelar. La presencia del Señor, da paz y seguridad a la persona. Le da confianza, y le conforta de valor, para enfrentarse a cualquier adversidad que le sobrevenga en la vida. Una persona que tiene la presencia de Dios en su vida, sobrepasará obstáculos, vencerá las tentaciones, y superará todos sus miedos.

Queridos hermanos, el eterno Creador respondió la oración del pueblo hebreo, dio a David mucho más de lo que el pueblo había pedido en sus oraciones para su monarca. David recibió bendiciones materiales, bendiciones espirituales y sobre todo recibió la alegría de la presencia de Dios en su vida. Hermanos, nosotros podemos tener la seguridad de que nuestras oraciones serán contestadas al igual que fueron contestadas las oraciones del pueblo hebreo en el pasado. El amor de Dios no ha cambiado, permanece igual para siempre, por eso, podemos estar seguros de que Dios no solo nos dará todas las cosas que le pidamos, sino que también nos regalará el privilegio de su presencia en nuestras vidas.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x