• Jue. Jun 30th, 2022

EL MINISTERIO DE LAS PUERTAS.

Oct 5, 2021

1 CRÓNICAS 9. EL MINISTERIO DE LAS PUERTAS.

19 … los coraítas, eran responsables de cuidar la entrada al santuario, así como sus antepasados habían cuidado el tabernáculo en el campamento del SEÑOR. 24 Los porteros… 26 … eran funcionarios de confianza, porque eran responsables de las habitaciones y de los tesoros de la casa de Dios. 27 Pasaban la noche alrededor de la casa de Dios, ya que era su deber cuidarla y abrir las puertas cada mañana. 28 Algunos de los porteros tenían a su cargo el cuidado de los diversos objetos empleados en el culto…. 29 Otros eran responsables del mobiliario, de los objetos en el santuario y de los suministros… NTV.

El Señor, tras liberar al pueblo hebreo de la esclavitud en Egipto, de entre las doce tribus de Israel, escogió a la tribu de Leví, para que sea siervo entre su pueblo y sirviera en el Tabernáculo. En el pasado, la tribu de Leví, fue la única tribu privilegiada para servir a Dios, ninguna otra tribu debía asumir las tareas designadas a esta tribu, pues si lo hacían corrían el peligro de ser aniquilados por el eterno Creador. El Señor con su llegada a este mundo, transformó la perspectiva del servicio del Antiguo Testamento, hizo posible que todos los que le siguieren sus pasos, tengan el privilegio de poder servir en su cuerpo.

Durante su travesía a la tierra prometida, Moisés bajo la dirección de Dios, distribuyó las tareas que debían desempeñar los diferentes clanes de los levitas, para que el servicio a Dios sea realizado en una forma ordenada. Una de las tareas que Moisés designó: fue la de cuidar las puertas, esta tarea recayó en el clan de los coraítas. Al principio, ellos tenían la responsabilidad de cuidar el tabernáculo en el campamento del Señor. Pero años más tarde, su descendencia seria la encargada de cuidar el Templo construido por Salomón.

Los porteros cuidaban las cuatro entradas principales del templo y abrían las puertas cada mañana a aquellos que querían rendir culto al eterno Creador. Había tres turnos diarios en las veinticuatro estaciones de guardia, lo que implicaba que había setenta y dos personas en guardia por semana. Con doscientos doce porteros, cada grupo de setenta y dos personas estaría de guardia cada tres semanas. Cuando no estaban de guardia, las personas regresaban a su familia. Cuatro guardias a tiempo completo supervisaban a todos los demás.

Los porteros además de cuidar las puertas del templo, tenían otros deberes diarios que cumplir, para que el templo funcionara correctamente: limpiaban, preparaban las ofrendas para el sacrificio, administraban las ofrendas que se llevaban al templo, cuidaban de los utensilios utilizados en los sacrificios, el mobiliario, los objetos en el santuario y de los suministros.

Queridos hermanos, en el cuerpo de Cristo existen diversas áreas de servicio, cada una de estas áreas desempeña un papel importante para el normal desarrollo y el crecimiento de las congregaciones cristianas. En el pasado, el eterno Creador designo a los coraítas para que desempeñen el ministerio del cuidado de las puertas. Ellos cuidaron el Tabernáculo y de igual forma el Templo que fue construido años más tarde por Salomón. En la actualidad para muchos, el ministerio del cuidado del templo no es un ministerio relevante, por eso prefieren involucrarse en algún otro ministerio. Hermanos, en la presencia del Señor, ningún ministerio es más relevante que otro, todo ministerio tiene la misma relevancia si es realizada con amor. El Espíritu Santo repartió los dones a los creyentes como Él lo quiso, para que con ese don pueda servir en el cuerpo de Cristo. Si usted cumple el ministerio del cuidado del templo en su congregación, no lo haga de mala gana, hágalo de todo corazón pues usted está sirviendo al eterno Creador.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x