Bosquejo Prédicas

Un corazón generoso

SERIE BÍBLICA. UN CORAZÓN CONFORME A LA DE DIOS

Tema: Un corazón generoso

Texto Bíblico: 1 Samuel 30:16-25

16 Lo llevó, pues; y he aquí que estaban desparramados sobre toda aquella tierra, comiendo y bebiendo y haciendo fiesta, por todo aquel gran botín que habían tomado de la tierra de los filisteos y de la tierra de Judá.

17 Y los hirió David desde aquella mañana hasta la tarde del día siguiente; y no escapó de ellos ninguno, sino cuatrocientos jóvenes que montaron sobre los camellos y huyeron.

18 Y libró David todo lo que los amalecitas habían tomado, y asimismo libertó David a sus dos mujeres.

19 Y no les faltó cosa alguna, chica ni grande, así de hijos como de hijas, del robo, y de todas las cosas que les habían tomado; todo lo recuperó David.

20 Tomó también David todas las ovejas y el ganado mayor; y trayéndolo todo delante, decían: Este es el botín de David.

21 Y vino David a los doscientos hombres que habían quedado cansados y no habían podido seguir a David, a los cuales habían hecho quedar en el torrente de Besor; y ellos salieron a recibir a David y al pueblo que con él estaba. Y cuando David llegó a la gente, les saludó con paz.

22 Entonces todos los malos y perversos de entre los que habían ido con David, respondieron y dijeron: Porque no fueron con nosotros, no les daremos del botín que hemos quitado, sino a cada uno su mujer y sus hijos; que los tomen y se vayan.

23 Y David dijo: No hagáis eso, hermanos míos, de lo que nos ha dado Jehová, quien nos ha guardado, y ha entregado en nuestra mano a los merodeadores que vinieron contra nosotros.

24 ¿Y quién os escuchará en este caso? Porque conforme a la parte del que desciende a la batalla, así ha de ser la parte del que queda con el bagaje; les tocará parte igual.

25 Desde aquel día en adelante fue esto por ley y ordenanza en Israel, hasta hoy.

Ilustración:

Una mujer multimillonaria, asistía regularmente a la iglesia, aunque más por costumbre que por deseos de servir a Dios. Ella siempre que escuchaba acerca del cielo, no sentía mucho interés, ya que, según decía ella, tenía aquí todo lo que deseaba. Por eso cuando recogían las ofrendas, siempre echaba solo unos cuantos pesos, pensando que ella no necesitaba de recompensas en el cielo. Hasta que un día murió, llegó al cielo, y vio que las mansiones, a vista de ella, no eran muy diferentes a la mansión en la ella vivía en la tierra, y pensó: “Por lo menos no extrañaré mucho mi casa”. Al momento se le acercó un ángel que se ofreció a guiarla por hasta el lugar en que viviría por toda la eternidad y ella acepto sin mucho interés. Empezó a caminar en pos del ángel, pero al ver que caminaba y caminaba y no llegaba, comenzó a desesperarse, hasta que vio dos bellísimas mansiones, y se para el ángel frente a ellas y ella pregunta: “¿Cuál de esas es la mía?” “Ninguna”, responde el ángel. Es aquella que está detrás de esas. Ahí estaba una pobrecita casa de madera, muy vieja, con hoyos por todos lados, y con muebles tan mal hechos. Entonces la mujer aquella reclamó: “¿Y por qué me van a dar ese tipo de casa y no de las otras?” El ángel respondió: “Porque es todo lo que pudimos hacer con lo que mandaste desde la tierra”.

Introducción:

Vivimos en un mundo que no sabe ser generoso. La avaricia parece mover este mundo, la gente toma decisiones basadas en lo que les produce más dinero y no en sus dones o gustos. La falta de generosidad trae crisis a la tierra (muertes por cobrar un seguro de vida, cárcel por llevar una carga de droga, despidos por robar material de la empresa). David en contraste al resto del mundo mostro un corazón géneros al compartir el botin de guerra con los hombres que no fueron a la batalla.

¿Qué es generosidad?

La generosidad es la virtud de poder compartir algo con alguien, sin pedir nada a cambio. Reconocer las necesidades del prójimo y satisfacerlas a las medidas posible, nos lleva en ocasiones a negarnos a nosotros mismos por el bien de los demás.

Contexto.

  • 1 Samuel 30:1-20
  1. Un corazón no generoso. V. 22
  • En un corazón que no es generoso, No se preocupa por el bienestar o las necesidades que puedan tener los demás, por lo contrario, sus necesidades siempre están primero. Es más, el resto ni siquiera existe. Para el egoísta es prácticamente imposible entender que hay otros con necesidades además de él. Su mirada se centra tanto en sí mismo que lo demás se borronea o desaparece
  • El corazón egoísta es aquella que solo puede pensar en sí misma y a la que solo le importa la satisfacción de sus propias necesidades. No es capaz de ceder algo de lo propio con el fin de incluir las necesidades del otro.
  • Los hombres que acompaño a David a la batalla, tenían un corazón egoísta por eso cuando llegaron al campamento de inmediato querían que los hombres que no habían participado de la batalla se marchar tomando a sus hijos y esposas pues no querían compartir el botín con ellos.
  • Hay muchas personas al igual que estos hombres malvados, que dominados por el egoísmo reúsan compartir los recursos que tiene con las personas necesitadas.
  1. Un corazón generoso
  1. Es amable V 21
  • Un corazón género, es amble y cordial con su prójimo, no alberga rencillas ni rencores. David al volver al campamento en Besor, donde se encontraban los doscientos hombres que no habían ido con él a la batalla, David les saludo con cortesía, pues en su corazón no tenía rencor, ni deseos de reprocharles por haberse quedado.
  1. Reconocé que todo proviene de Dios V. 23

Un corazón generoso reconoce que toda dadiva proviene de las manos del Señor y que nada en el mundo se optimen por fuerzas humanas. David dijo a sus hombres:

  • No sean egoístas con lo que Dios ha dado
  • Dios nos protegió
  • Dios nos entregó en las manos
  1. Es sensible ante las necesidades de los demás V.24ab
  • Un corazón generoso tiene la capacidad de colocarse en el lugar de otros, para percibir sus necesidades.
  • David comprendía que los hombres que no habían participado activamente de la batalla, también tenían necesidades que debían ser cubiertas al igual que todos los hombres.
  • David reconoció la labor de los hombres al quedarse a cuidar las pertenecías de todos en el campamento.
  1. Comparten los recursos V.24c-25
  • David por su generosidad ordeno que el botín de guerra, sea repartido en igualdad entre todos los hombres, hayan o no participado de la batalla.
  • David dejo establecido que, en su futuro reino, cualquier botín de guerra será compartido equitativamente entre todos los que intervenga activa o pasivamente de la batalla.
  • David también estableció: la generosidad como una norma de vida indispensable para las personas

Conclusión.

  • Si anhela tener un corazón que le agrade a Dios, empiece a ser generoso con las personas necesitadlos. Reconozca que todos los recursos que tiene en sus manos provienen de Él y los entrego a usted para que comparta con los que necesitan.
  • Sea generoso con Dios, con tu familia, con tus amigos, vecinos, compañeros y con los que no conoces. Prueba a Dios en las finanzas trayendo tus ofrendas y diezmos. Se generoso con Dios entregando hoy tu vida a Jesucristo

Aplicación.

  • En este momento, el mundo esta atravesando por una crisis a casusa de la pandemia, muchos han perdido sus trabajos y están desatados. Si en la misericordia de Dios, usted todavía cuenta con un trabajo o con una fuente de ingresos, sea de bendición para esas personas que necesitan de corazones géneros. No sea egoísta, comparta lo mucho o lo poco que Dios le esta dando con un corazón alegre. Porque Dios ama al dador alegre.
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x