Jesus Is Life

ALEGRÉMONOS AL ASISTIR A LA CASA DE DIOS

ALEGRÉMONOS AL ASISTIR A LA CASA DE DIOS

Asistir a la iglesia puede ser un trabajo rutinario o una delicia, todo dependerá del grado de relación que tenga el redimido con su Redentor. En los inicios de la iglesia cristiana, los seguidores de Cristo con profundo regocijo se reunían para rendir adoración a su Salvador , no les importaba si tenían que caminar grandes distancias para participar del culto, ni tampoco temían a las amenazas de los que estaban en contra de la iglesia naciente de Cristo. Todos alegres asistían al lugar de adoración al Eterno Creador. Este regocijo por asistir al lugar de adoración, se ha ido perdiendo con el pasar de los tiempos. En la actualidad, para algunos seguidores de Cristo, asistir a la iglesia los domingos, se ha vuelto algo rutinario, o una carga pesada por perder su único día de descanso en la semana, por eso, no tiene gozo, ni alegría al momento de entrar por las puertas al lugar de adoración a Dios. En contraste a este grupo de cristianos, David sintió una profunda alegría solo con escuchar: ¡vamos a la casa de Dios!: “Me alegré cuando me dijeron: Vayamos a la casa del SEÑOR.” Salmos 122:1 NTV.

Escuchar, vamos a la casa de Dios, fue una completa delicia para los oídos del salmista, porque amaba de todo corazón a Su Creador. Lo amaba profundamente por todo lo que había recibido de sus manos. David anhelaba presentarle su adoración sincera conjuntamente con todos sus compatriotas en el lugar donde se alababa la presencia de Dios en la tierra. Además, en la presencia del Señor encontraba la paz más profunda para su ser interior, encontraba una comunión más estrecha a través de la oración y las alabanzas. David anhelaba estar siempre en la presencia de su amado Señor, cantando y glorificando Su Santo Nombre.

El congregarse en una iglesia local, es una forma de mostrarle gratitud a Dios por todas sus dádivas . Alabar y glorificar al Señor conjuntamente con la congregación, renueva las fuerzas y da un nuevo aliento al creyente para que siga adelante con su vida. Además, fortalece la relación con los otros miembros del cuerpo de Cristo, así como su relación con Dios. Existen grandes beneficios de asistir a la casa de Dios para todos los redimidos. Por eso, asistir a la iglesia para glorificar al Señor, no debe ser una carga pesada, más bien debe ser un deleite para los seguidores de Cristo, pues Dios, día tras día está derramando de sus bendiciones en la vida de cada uno de sus hijos. Cuando alguien nos diga, ¡vamos a la iglesia a adorar a Dios!, alegrémonos y regocijémonos, vayamos presurosos para adorar y glorificar a nuestro amado Señor.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x