Jesus Is Life

NUESTRAS CONVERSACIONES DEBEN SER AGRADABLES

NUESTRAS CONVERSACIONES DEBEN SER AGRADABLES

Desgraciadamente muchos inconversos consideran al cristianismo una especie de santurronería sosa y una actitud en la que la risa no tiene cabida. Esta idea equivocada del cristianismo que tienen los inconversos, con frecuencia, son alimentadas por las actitudes de algunos seguidores de Cristo, que cuando participan de una reunión con los inconversos, se muestran serios y fríos. No participan activamente de las conversaciones, ni parpadean para nada en medio de las bromas. Es importante cuidar el testimonio ante los inconversos, pero esto no significa que no debemos participar de las conversaciones, ni tampoco reírnos de las bromas que son sanas. Más bien debemos participar de las conversaciones, pero teniendo cuidado de que nuestras palabras sean agradables para todos, tal como lo indica el apóstol Pablo: “Que sus conversaciones sean cordiales y agradables, a fin de que ustedes tengan la respuesta adecuada para cada persona.” Colosenses 4:6 NTV.

Los seguidores de Cristo tienen la responsabilidad de influir con su lenguaje en sus conversaciones con los inconversos, especialmente cuando ellos esperan respuestas a sus inquietudes. Las palabras de los cristianos deberían ser siempre agradables, con cortesía, humildad y con gracia. Además, sus palabras deben ser sazonadas con sal, para que sepan cómo deben responder a cada inquietud de los inconversos. El cristiano debe estar exento de las conversaciones donde el chisme, la frivolidad, impureza y amargura predominen. Aunque el lenguaje del cristiano debería ser con gracia, debería ser asimismo sincero y sin doblez, sano, apropiado, amable, sensible, edificante, veraz, amoroso y considerado.

Las conversaciones de los cristianos nunca deberían ser aburridas, sin contenido, insípidas; por eso el apóstol Pablo les alienta a que sus conversaciones sean amenas y agradables a los oídos de los inconversos. Porque a través de una conversación con estas características se puede atraer a los no creyentes hacia Cristo. Los cristianos tienen que presentar el mensaje de la salvación con el encanto y la gracia que tenía Jesús. Además, siempre deben estar dispuestos a responder con simpatía y sabiduría a cada una de las inquietudes que puedan tener los inconversos acerca del evangelio transformador de Cristo.

Cuando hablemos con los inconversos, que nuestras conversaciones no sean frívolas y aburridas, más bien tratemos que sean agradables a sus oídos, y más aún si queremos hablarles del evangelio de Cristo. Es importante que nuestras conversaciones lo hagamos con gracia. No importa cuánto sentido tiene el mensaje, perdemos su efectividad si no somos amables. Así como a nosotros nos gusta ser respetados, debemos respetar a los demás si queremos que escuchen lo que tenemos que decirles. No les dejemos con las palabras en la boca a los inconversos, seamos pacientes y respondamos a cada una de sus inquietudes con la sabiduría de Dios.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x