• Mar. May 24th, 2022

EL SEÑOR ES LUZ Y SALVACIÓN

May 13, 2022

EL SEÑOR ES LUZ Y SALVACIÓN.

 

SALMOS 27:1 El SEÑOR es mi luz y mi salvación, entonces ¿por qué habría de temer? El SEÑOR es mi fortaleza y me protege del peligro, entonces ¿por qué habría de temblar? 2 Cuando los malvados vengan a devorarme, cuando mis enemigos y adversarios me ataquen, tropezarán y caerán. 3 Aunque un ejército poderoso me rodee, mi corazón no temerá. Aunque me ataquen, permaneceré confiado. NTV.

 

Cuando su vida corre peligro, las personas no se detienen a orar y pedir la protección de Dios, más bien corren presurosas para resguardarse en lugares seguros, lejos del alcance de sus enemigos. David constantemente estaba bajo amenaza, su vida corría peligro a pesar de haber sido elegido por el eterno Creador para gobernar la nación hebrea. David pese a las persecuciones constantes, mantenía su fe y esperanza, en el cuidado y la protección de Dios. En medio del asedio de sus enemigos, David compuso una canción en el cual expresó su total confianza en el Señor para liberarlo de sus enemigos.

 

En su cántico , el salmista reconoció que El SEÑOR es su luz y su salvación, entonces ¿por qué habría de temer? David desde su juventud, había sido testigo fiel del asombroso poder de Dios, por eso, a pesar de toda circunstancia adversa que le rodeaba, David no tenía miedo, pues confiaba en su Dios para salvarlo de las garras de sus perseguidores. Aun en las situaciones más difíciles, las personas que confían en Dios, no tienen temor de lo que les pueda pasar, pues tienen plena confianza en la protección Divina. Ya que el SEÑOR es su luz y su salvación.

 

El Señor no solo es la luz y la salvación de los que en Él confían, el Señor también es una fortaleza que protege del peligro, esto era claro para David, por eso, no temblaba ante las asechanzas de sus enemigos. Las personas en medio de las persecuciones, podrán resguardarse en las fortalezas hechas por manos humanas, pero en esas fortalezas nunca encontrarán la verdadera protección, ya que pueden ser destruidas con total facilidad, pero la fortaleza que hay en el Señor, jamás será destruida, pese a las constantes asechanzas de los malvados.

 

Ante la protección Divina, los ataques de los malvados no surtirán efecto en la vida de los que confían en Dios, pues cuando los malvados se presenten a hacer frente a los hijos de Dios, tropezarán y caerán en sus propias redes malignas. Ningún ataque maligno podrá penetrar la ferria protección del eterno Creador. Ante cualquier asechanza o ataque maligno, Dios desprenderá su poderosa protección y rechazará todo ataque, haciendo que esos ataques se vuelvan contra los que maquinan maldades contra sus protegidos.

 

Por último, David en su cántico afirmó que no tendría miedo, aunque un ejército poderoso lo rodee y lo ataque, permanecería firme confiado en el cuidado y la protección del eterno Creador. Solo una estrecha relación con el Señor, pueden darle al hombre una fortaleza para no tener miedo de los posibles ataques de sus enemigos. David mantenía una estrecha relación con su Señor, por eso estaba confiado de su protección y no iba a tener miedo de cualquier ataque de sus enemigos.

 

Queridos hermanos, El Señor es nuestra luz y salvación, entonces ¿por qué habremos de temer? El SEÑOR es nuestra fortaleza y nos protege de todo peligro, entonces ¿por qué habríamos de temblar? Si reconocemos estos atributos de nuestro Señor. podemos vivir tranquilamente, confiando en que Él, nos protegerá de todo peligro y nos liberará de toda amenaza maligna. Hermanos, Dios es nuestra fortaleza en momentos de angustia y dolor. Derramará su poder para ayudarnos a vencer todos los obstáculos que puedan desviarnos de nuestra relación con Él. Si Dios está con nosotros, no tenemos de que temer, podemos descansar tranquilos en el regazo de nuestro amado Padre Celestial.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x