Construyendo Una Teología Personal

Lección 1

  1. INTRODUCCIÓN

Supongo que hay momentos en los cuales es bueno tomar un camino y no tener una dirección particular o un plan en mente. Deambular sin rumbo fijo puede ser divertido, pero cuando se tiene que alcanzar una meta particular, cuando se tiene que estar en un cierto lugar a un cierto tiempo, normalmente es mejor tener un plan.

Alcanzar conclusiones sensatas cuando construimos una teología es tan importante que debemos tener un plan para cumplir con esa meta. Investigaremos algunas de las direcciones básicas y esenciales que debemos seguir para desarrollar una teología cristiana responsable.

  1. PRESUPOSICIÓN BASICA

Consciente o inconscientemente, cada persona opera basándose en algunas presuposiciones.

El ateo, que dice que no existe un Dios, tiene que creer esa presuposición básica. Y al creerla, entonces mira al mundo, la humanidad, y el futuro de una manera totalmente diferente que el teísta.

El agnóstico, no sólo afirma que no podemos tener conocimiento, sino que también tiene que creer esto como punto básico de su forma de mirar el mundo y la vida. Si podemos tener conocimiento acerca del Dios verdadero, entonces su sistema entero sufre derrota.

El teísta cree que existe un Dios. El presenta evidencia confirmatoria para respaldar esa creencia, pero básicamente cree.

El trinitario cree que Dios es una triunidad. Esta es una creencia sacada de la Biblia. Por lo tanto, él también cree que la Biblia es verídica.

Esta entonces queda como la presuposición decisiva. Si la Biblia no es verídica, entonces el trinitarianismo es un error y Jesucristo no es quien El afirmó ser. No llegamos al conocimiento acerca de la Trinidad o de Cristo por medio de la naturaleza o de la mente humana. Y no podemos estar seguros de que lo que aprendemos en la Biblia acerca del Dios triuno es cierto si no creemos que la fuente misma que utilizamos es confiable. De modo que, la creencia de que la Biblia es verídica es la presuposición básica.

  1. CONCEPTO

Etimología

Se conoce por teología a una disciplina que estudia diferentes tipos de conocimientos relacionados con Dios. La palabra teología deriva de los términos theos y logos del griego que significan estudio de Dios. Entre los intereses de la teología se cuentan los atributos, perfecciones y conocimientos que existen sobre Dios.

Origen

El origen del uso de esta palabra se remonta a la filosofía y politeísmo de la Antigua Grecia. La palabra teología fue utilizada por primera vez en la obra La República de Platón en el año 379 a.C. Platón uso este término haciendo referencia a la forma de comprender la naturaleza divina a través de la razón.

Esta palabra fue utilizada por otro filósofo griego, Aristóteles proponía dos significados de teología. Para Aristóteles, la teología era lo que englobaba el pensamiento mitológico anterior a la Filosofía. Y también consideraba que la Teología era una de las ramas fundamentales de la Filosofía, la llamaba filosofía primera.

  1. DEFINICIONES

Definiciones Típicas

Según Romanos, capítulo 1, hay un sentido muy importante en el que todos los seres humanos hacen teología en toda su vida. Hasta los incrédulos se confrontan con una revelación general, que los lleva, a reflexionar acerca de Dios y sus requisitos justos en una manera u otra. Y los creyentes, sin importar qué profesión tengan, invierten mucho tiempo en pensamientos de Dios. Aún así, queremos enfocar en la teología como una tarea más formal, una tarea ejecutada por personas que hacen un esfuerzo concertado y bien informado en una disciplina particular de estudio.

Hay maneras innumerables en las cuales cristianos y no cristianos han definido la disciplina formal de la teología. Limitaremos nuestro enfoque a cuatro teólogos cristianos muy respetados, que nos han proporcionado orientaciones útiles. Consideremos las definiciones en las escrituras de Santo Tomás de Aquino, Charles Hodge, William Ames y el teólogo contemporáneo, John Frame.

Tomás de Aquino

Primero, Tomás de Aquino, representa una definición muy tradicional de la teología. Su perspectiva provino de las prácticas de teólogos que vinieron antes de él, y continúan influenciando muchas ramas de la iglesia hoy. En libro I, capítulo 1, sección 7 de su conocido “Summa Theologica”, Aquino llamó a la teología “doctrina sagrada”, y la definió esta manera:

Una ciencia unificada en la que se tratan todas las cosas bajo el aspecto de Dios porque son Dios mismo o porque se refieren a Dios.

Esta definición normalmente se siente bastante cómoda para estudiantes de teología y tiene mucho sentido para la mayor parte de nosotros. Tiene dos dimensiones importantes que merecen nuestra atención especial. Primero, Aquino definió la teología como “una ciencia.” Ahora, no quiso decir “ciencia” en el sentido moderno del término, sino ciencia en el sentido más amplio de un interés intelectual o erudicial. En este sentido, la teología es una tarea académica con una meta bastante específica. La definición de Aquino indica que así como algunas personas estudian biología, psicología, leyes o historia, hay otras personas que siguen la teología como una disciplina académica.

Bajo esta perspectiva, el trabajo de los teólogos es principalmente pensar, enseñar o escribir sobre doctrinas o conceptos teológicos. Ahora, Aquino, por supuesto, no creyó que la teología debe quedarse como una tarea académica; no obstante, su punto de vista tendió a concebir a la teología principalmente como un interés intelectual.

Cuando miramos la definición de teología de Aquino, vemos una segunda dimensión importante. Para Aquino, la teología tiene por lo menos dos niveles. Por un lado, los teólogos se ocupan de asuntos pertenecientes a Dios mismo, formulamos opiniones en asuntos tales como los atributos de Dios: Su omnisciencia, su santidad. Llamamos estos asuntos el estudio de “teología propia.”

En cambio, la teología es también el estudio de cualquier otro asunto que se relaciona con Dios o se refiere a Dios. Se pueden discutir estos temas en referencia particular a Dios, pero los teólogos ejecutan su destreza al relacionar asuntos a Dios.

Por ejemplo, la escatología, es un tema importante en teología. Las doctrinas de pecado, redención, y hasta temas tales como la presencia de Cristo en la cena del Señor caen bajo el rubro de teología, aunque no sean teología propia.

Charles Hodge

Aunque la Reforma protestante cambió muchas cosas, para el cuerpo de Cristo, no alteró grandemente la definición básica de teología.

Charles Hodge de Princeton, definió la teología de esta manera en el capítulo de la apertura de su “Teología Sistemática”:

La teología es la ciencia de los hechos de revelación divina hasta ahora, como esos hechos conciernen a la naturaleza de Dios y nuestra relación con El.

Primero, la definición de Hodge es muy similar a la de Aquino, pero debemos notar cómo él mencionó explícitamente la revelación. La teología trata acerca de “los hechos de revelación divina.” Ahora por supuesto, Aquino también buscó depender de la revelación de Dios, pero la definición de Hodges revela una preocupación típicamente protestante, a saber, un énfasis en la importancia de la revelación de Dios, sobre todo la Biblia.

Segundo, también es importante darse cuenta de que, Hodge describió la teología como una “ciencia” él la vio principalmente como una disciplina académica. Hodge realmente usó los métodos de las ciencias naturales en su día como un modelo que los teólogos deben seguir. Escuchemos la manera en que lo puso en la página inicial de su “Teología Sistemática”:

La Biblia no es más un sistema de teología así como la naturaleza es un sistema de química o de mecánica. Encontramos en la naturaleza los hechos que el químico o el filósofo mecánico tienen que examinar para determinar las leyes por las cuales se determinan. Así que la Biblia contiene la verdad que el teólogo tiene que coleccionar, autenticar, organizar y exhibir en su relación entre el uno y el otro.

Para Hodge, el trabajo del teólogo era usar la Biblia como datos, e investigar, probar y organizar esos datos, tal como un científico del siglo 19 lo hacía en otros campos. Como Aquino, Hodge tendía a dejar la aplicación en manos de ministros y pastores, limitando el trabajo real de la teología formal grandemente a académicos y sus estudiantes.

En tercer lugar, vemos que Hodge también exigió que había dos temas principales en teología. Al hacer teología, nos ocupamos principalmente con la naturaleza de Dios y nuestra relación a Él. Esta división de teología es similar a la definición de Aquino, distinguiendo entre la teología propiamente y la teología en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *