Jesus Is Life

LA PROTECCIÓN DE DIOS

LA PROTECCIÓN DE DIOS

HECHOS 12:6 La noche antes de ser sometido a juicio, Pedro dormía sujetado con dos cadenas entre dos soldados…. 7 De repente, una luz intensa iluminó la celda y un ángel del Señor se puso frente a Pedro. El ángel lo golpeó en el costado para despertarlo y le dijo: ¡Rápido! ¡Levántate!. Y las cadenas cayeron de sus muñecas. 8 Después, el ángel le dijo: Vístete y ponte tus sandalias. Pedro lo hizo, y el ángel le ordenó: Ahora ponte tu abrigo y sígueme. 9 Así que Pedro salió de la celda y siguió al ángel. Pero todo el tiempo pensaba que era una visión; no se daba cuenta de que en verdad eso estaba sucediendo. 11 Finalmente Pedro volvió en sí. … ¡El Señor envió a su ángel y me salvó de Herodes y de lo que los líderes judíos tenían pensado hacerme!. NTV.

Generalmente cuando las personas duermen profundamente, llegan a tener sueños maravillosos o pesadillas horrendas. En ocasiones, estos sueños o pesadillas llegan a ser tan realistas, que en ocasiones las personas cuando están durmiendo, llegan a pensar que están despiertos, y todos esos eventos se están llevando a cabo en ese mismo instante. De la misma manera, en ocasiones los eventos que se suscitan en la vida de las personas no parecieran tan reales, razón por la cual también llegan a pensar que lo que están viviendo en ese instante, son simples sueños o pesadillas y que pronto despertarán. Algo similar le sucedió al apóstol Pedro cuando se encontraba privado de su libertad en las mazmorras del palacio de Herodes.

Pedro al igual que muchos otros creyentes de la iglesia primitiva, fueron encarcelados por proclamar las Buenas Nuevas de salvación y vida eterna a los habitantes de Jerusalén, y a todos los habitantes de los pueblos cercanos. Tras el encarcelamiento de Pedro, el plan de Herodes era sentenciarlo a muerte, y esa sentencia iba llevarse a cabo al día siguiente terminado la pascua. La noche previa a su sentencia de muerte, Pedro dormía profundamente, sujeto con dos cadenas entre dos guardias. De repente, se presentó un ángel del Señor, y la celda quedó totalmente iluminada con la luz que irradiaba el ángel. El ángel golpeando a Pedro en su costado, le ordenó que se despertara y se vistiese rápidamente, se atase las sandalias, se envolviese en su manto, y le siguiese. Los ángeles son mensajeros de Dios. Son seres divinos creados con poderes sobrenaturales y algunas veces toman apariencia humana de manera que puedan hablarle a la gente. Los ángeles no deben adorarse porque no son divinos. Al igual que los redimidos por la sangre de Cristo, son siervos de Dios.

Como Pedro había estado durmiendo profundamente, pensó que la aparición del ángel y las órdenes que le dio eran parte de su sueño, por eso sin ninguna clase de cuestionamientos obedeció las órdenes del ángel, se vistió, se ató las sandalias y siguió al ángel del Señor. En su escape de las mazmorras del palacio real, sin ningún problema pasó la primera y la segunda guardia de la cárcel. Cuando llegaron a la puerta principal del palacio la cual era de hierro macizo, ésta se les abrió por sí misma, como accionada por un dispositivo fotoeléctrico. Una vez fuera de las mazmorras del palacio de Herodes, Pedro siguió caminando por los callejones de la ciudad, y una vez que el ángel desapareció, Pedro entró en sí, y se dio cuenta de que todo aquello que había pasado no había sido un sueño, sino una realidad. El apóstol se dio cuenta de que su Señor y Salvador, había enviado a uno de sus ángeles para rescatarlo milagrosamente de la muerte a manos de Herodes y de los líderes religiosos judíos.

Queridos hermanos. La vida de los redimidos por la sangre de Jesucristo, descansan seguras en las manos protectoras del único Dios verdadero, y de sus manos, nadie los podrá arrebatar. Herodes había planeado arrebatar la vida de Pedro tras la pascua, pero no pudo llevar adelante sus planes, ya que la vida de Pedro estaba en las manos de Dios, por eso, la noche previa a su ejecución, Dios lo rescató milagrosamente por medio de un ángel y lo puso a buen recaudo, para que Herodes no lo encontrara y lo ejecutara. Hermanos. Todos los que hemos alcanzado la salvación y la vida eterna, podemos descansar tranquilo y dormir profundamente al igual que Pedro dormía cuando se encontraba aprisionado en las mazmorras del palacio de Herodes, ya que nuestras vidas están bajo el cuidado y la protección de nuestro amoroso Padre Celestial. Él nos protegerá de toda asechanza maligna, razón por la cual podemos compartir el evangelio de nuestro Señor y Salvador sin ningún temor a lo que nos puedan hacer los hombres, ya que nuestro protector es más fuerte y poderoso que todos ellos.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x