Jesus Is Life

PRESTEN SIN ESPERAR NADA A CAMBIO

PRESTEN SIN ESPERAR NADA A CAMBIO

Al ver la necesidad económica por las que atraviesan los seres humanos, algunos hombres vieron la oportunidad de lucrar y aprovecharse de las necesidades de su prójimo, e idearon el plan para realizar préstamos económicos, pero cobrando intereses. Este plan fue exitoso, sigue siendo exitoso y lo seguirá siendo, ya que muchas personas seguirán necesitando realizar préstamos económicos para solventar algunas necesidades emergentes. El plan de préstamos económicos no es el problema, el problema son las tazas de intereses que en algunos casos llegan a ser muy altos. Dios está en contra de que se preste esperando recibir algo a cambio, y esto lo dio a saber Jesucristo a todos sus seguidores: ¡Amen a sus enemigos! Háganles bien. Presten sin esperar nada a cambio. Entonces su recompensa del cielo será grande, y se estarán comportando verdaderamente como hijos del Altísimo, pues él es bondadoso con los que son desagradecidos y perversos. Lucas 6:35. NTV.

El anhelo de Dios es que las personas velen por las necesidades de su prójimo, pero esto solo ha quedado en el corazón de Dios, ya que el corazón de los hombres se ha vuelto egoísta, razón por la cual no está dispuesto a velar por las necesidades de su prójimo. Este egoísmo también está presente en el corazón de algunas personas que han aceptado a Cristo Jesús, razón por lo cual no disponen sus corazones para ayudar a la gente que está pasando por necesidades. Este grupo de creyentes al igual que las personas inconversas, no hacen nada por el simple hecho de ayudar a su prójimo, sino que lo hacen por recibir algo a cambio. Esta forma de proceder es contraria a la voluntad de Dios, ya que su anhelo es que todos sus hijos velen por las necesidades de su prójimo sin esperar nada a cambio. Tal como Él fue generoso con ellos al rescatarlos de la condenación eterna sin pedir nada.

Nuestro amoroso Padre eterno quiere que ayudemos a las personas que están pasando por necesidades, quiere que les extendamos las manos sin esperar que en algún momento nos paguen. Además, nos recuerda que esta acción desprendida, traerá recompensas para nuestra vida, no en este mundo, sino en el mundo venidero. Hacer el bien sin esperar recibir nada a cambio, debe ser nuestra conducta de vida ante las personas inconversas, ya que esta marca distintiva, revelará al mundo que realmente somos hijos de Dios, y practicamos todas sus enseñanzas. A lo largo de la Biblia tenemos el testimonio de nuestro amoroso Padre Eterno, como Él es generoso con toda la humanidad, ya que día tras día derrama de sus bendiciones en la vida de todas las personas, pese a que no todos son gratos con Él. Su amor y bondad sobrepasa toda ingratitud humana, y ese ejemplo es el que todos sus hijos debemos reflejar en nuestras vidas.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x