Jesus Is Life

ADORACIÓN SOLO A DIOS

ADORACIÓN SOLO A DIOS

HECHOS 10:21 … Pedro bajó y dijo: Yo soy el hombre que ustedes buscan. ¿Por qué han venido? 22 Ellos dijeron: Nos envió Cornelio, un oficial romano. Es un hombre devoto y temeroso de Dios … Un ángel santo le dio instrucciones para que vayas a su casa a fin de que él pueda escuchar tu mensaje. 23 Entonces Pedro invitó a los hombres a quedarse para pasar la noche. Al siguiente día, fue con ellos, acompañado por algunos hermanos de Jope. 24 Llegaron a Cesarea al día siguiente. Cornelio los estaba esperando y había reunido a sus parientes y amigos cercanos. 25 Cuando Pedro entró en la casa, Cornelio cayó a sus pies y lo adoró. 26 Pero Pedro lo levantó y le dijo: ¡Ponte de pie, yo soy un ser humano como tú!. NTV.

Con el pasar de los tiempos, la actitud de los siervos de Dios ha ido cambiando, no para bien sino para mal. Por eso en la actualidad, no todas las personas que se dedican al ministerio cristiano lo hacen por servir a Dios y a su prójimo de todo corazón, pues algunas personas se dedican al ministerio solo para obtener réditos económicos, mientras que otros se dedican al ministerio para satisfacer sus deseos de ser reconocidos, admirados y alagados por los seguidores de Cristo. Estos falsos siervos de Dios, cuando los creyentes les muestran pleitesía o alguna clase de adoración, no los interrumpen ni los reprenden, en su lugar, dejan que ellos sigan adelante con esta clase de adulación. En contraste a estos falsos siervos de la palabra, el apóstol Pablo cuando Cornelio trató de mostrarle pleitesía postrándose delante de él, rápidamente le detuvo para que no siga adelante con esta muestra de respeto y adulación.

Los honores y la adoración, están reservados solo para el Creador de todo este universo, por eso ninguna persona debe buscar que otros les rindan pleitesía y adoración. Pues todo aquel que busca o permite que otros hombres les rindan adoración, usurpan la pleitesía y adoración que le pertenece al único Dios verdadero. Al Dios que con su poder creó todo lo existente en este amplio universo. El apóstol Pedro sabía muy bien esto, por eso cuando Cornelio estaba a punto de rendirle pleitesía y adoración, no lo permitió y le aclaró que él no era digno de recibir adoración, ya que él era al igual que él, un simple hombre mortal de carne y hueso. Esta perspectiva de que la adoración solo le pertenece al único Dios verdadero debe estar impregnado en la mente y en el corazón de todos los siervos de Dios, para que cuando alguien quiera rendirle pleitesía postrándose a sus pies no lo permita, sino que lo exhorte por tratar de hacerlo.

Cornelio al postrarse delante de Pedro, no lo hizo porque lo reconociera como una divinidad, más bien lo hizo en muestra de respeto y admiración que tenía por los siervos de Dios. Pero este acto de respeto y cordialidad inofensiva, podría ser malinterpretada por todas las personas que se encontraban alrededor de estos dos hombres. Por eso para que no exista ningún mal entendido entre los presentes, el apóstol rápidamente detuvo esta muestra de amor y aprecio sincero. En el oriente, esta manera de demostrar respeto y admiración era común, no sólo a reyes, sino también a personas de alta distinción; pero entre los griegos y romanos era un homenaje reservado para los dioses. Por eso, Pedro, rechazó las acciones de Cornelio, debido a que era impropio para ser ofrecido a mortal alguno. Además, este acto genuino de adoración pudo causar arrogancia en el corazón de Pedro. Después de todo, un centurión romano se inclinó ante él. No obstante, Pedro en vez de permitir que Cornelio siguiera adelante con su adoración, inmediatamente lo condujo a Cristo, para que le mostrara reverencia y adoración, ya que el Señor si se lo merecía por todo lo que había hecho en favor de toda la humanidad pecadora.

Queridos hermanos. Sin duda, a todos nos gusta que las personas nos elogien y honren, pero si esas acciones empiezan a ir más allá como una pleitesía y adoración, no lo debemos permitir, ya que la adoración solo le pertenece al único Dios verdadero. Por eso cuando alguien quiera postrarse a nuestros pies, no lo debemos permitir, y mucho menos si esa muestra de reverencia y adoración es por el ministerio que estamos llevando adelante. Ya que todo lo que hagamos es gracias a Dios y solo el merece la gloria, la honra y la alabanza por toda la eternidad. Hermanos. Como verdaderos siervos de Dios, debemos dirigir a todas las personas a que solo adoren al único Dios verdadero, al Dios que creó todo lo existente en este mundo, al Dios que les puede rescatar de la condenación eterna y darles la oportunidad de que vivan en su reino por toda la eternidad.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x