Jesus Is Life

CORAZONES INSENSIBLES

CORAZONES INSENSIBLES

Es una tristeza ver que el corazón de los hombres cada vez se vuelve más duro e insensible a la tristeza, llanto y dolor de su prójimo. Por esta dureza de sus corazones, no les importa que su prójimo pase penalidades y sufrimientos, y menos aún que pasen necesidades. A algunas personas pareciese que sí les preocupa el bienestar de su prójimo, pero esta preocupación solo es de labios para fuera, pues al momento de actuar y extender sus manos para brindarles su ayuda oportuna y necesaria no lo hacen, se detienen solo contemplando la dura y triste realidad, y después siguen sus caminos como si nada.
Esta dureza del corazón de los hombres, fue evidente cuando Jerusalén fue destruido por el imperio babilonio, ya que los hombres de otros pueblos y reinos que pasaban por el camino, no se detenían a brindar su ayuda a los pocos sobrevivientes que quedaron, sino que seguían sus caminos como si nada. Esta insensible actitud que tuvieron los hombres ante la destrucción de Jerusalén, nos da a conocer el profeta Jeremías: “¡Ustedes, los que van por el camino, deténganse a pensar si hay dolor como el mío, que tanto me hace sufrir! ¡El Señor me mandó esta aflicción al encenderse su enojo!” Lamentaciones 1:12 DHH.

El dolor del profeta Jeremías fue profundo ante la destrucción de su nación amada, pero parecía que ese dolor que sentía el profeta, a nadie le interesaba, pues todos los que pasaban por los caminos cercanos de la ciudad destruida, no se detenían, sino que seguían adelante su senda con sus corazones insensibles al sufrimiento, dolor y necesidades de los pocos habitantes que habían quedado. La insensibilidad de los corazones de los hombres es evidente en el tiempo presente, ya que a las personas no les interesa el dolor o las necesidades de su prójimo, debido a que solo están enfrascadas en sus propias vidas. Al igual que no se conduelen con el sufrimiento de su prójimo, no se conduelen con el enorme sacrificio que Jesucristo realizó en la cruz para rescatarlos de la condenación eterna. Debido a esta insensibilidad de sus corazones, rechazan el evangelio que se les predica, y no solo eso, sino que también rechazan el profundo amor de Dios.

La insensibilidad también está presente en el corazón de algunos creyentes, ya que pese a haber aceptado las Buenas Nuevas de salvación, siguen con sus vidas de pecado, haciendo vano el sacrificio realizado por Cristo en su favor. Como seguidores de Cristo, no solo debemos contemplar el sacrificio de nuestro Salvador, este acto de amor profundo, debe conmovernos hasta las entrañas, para que nunca más pequemos contra Él. Por todo el amor mostrado en la cruz, debemos ser fieles a nuestro Señor, practicando y obedeciendo su palabra.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x