Jesus Is Life

UN CORAZÓN DESPRENDIDO

UN CORAZÓN DESPRENDIDO

Dentro de un grupo de personas, las diferencias de opinión son inevitables, debido a que Dios creó al ser humano con la capacidad de pensar, razonar y formar sus propios criterios, con respecto a los temas que puedan surgir en una conversación. Pero pese a esta diferencia de opiniones que puedan existir entre las personas, todos los que han alcanzado la redención y el perdón de sus pecados, gracias al sacrificio de Cristo, están unidos espiritualmente entre sí. Esta unidad espiritual hace que los creyentes tengan un mismo sentir, y velen los unos por las necesidades de los otros y viceversa. Esta unidad espiritual entre los creyentes, fue evidente en la iglesia primitiva tal como nos da a conocer el evangelista Lucas, «Todos los creyentes estaban unidos de corazón y en espíritu. Consideraban que sus posesiones no eran propias, así que compartían todo lo que tenían». Hechos 4:32 NTV.

Cuando los corazones de los creyentes están encendidos de amor para Cristo, están también encendidos de amor los unos por los otros. Por lo común, este amor se manifiesta en el velar los unos por las necesidades de los otros. Así, los miembros de la iglesia primitiva expresaron la realidad de sus vidas común en Cristo, compartiendo los recursos que Dios había puesto en sus manos, pues en su corazón sentían que justamente Dios había sido generoso con ellos para que compartan con otros creyentes que no tenían. Con este profundo sentir en sus corazones, no se aferraban egoístamente a sus posesiones personales, en su lugar, contemplaban que sus propiedades pertenecían a todos los miembros de la iglesia. Cuando veían que surgía una necesidad dentro del cuerpo de Cristo, los creyentes que tenían alguna herencia o casa, la vendían inmediatamente y llevaban todo el dinero producto de la venta a los apóstoles, para que ellos bajo la dirección del Espíritu Santo suplan las necesidades que habían emergido.

En la actualidad, el velar los unos por las necesidades de otros, se ha perdido casi en su totalidad dentro de la iglesia cristiana. Los creyentes ya no sienten que las bendiciones que han recibido de las manos generosas de Dios, se les fueron dadas para que suplan las necesidades de los miembros de la iglesia que no tienen. El corazón de los creyentes se ha vuelto egoísta, por eso se aferran a sus posesiones y no comparten sus bienes con los hermanos de la fe que pasan necesidades. La iglesia cristiana actual no tiene la misma unidad espiritual que tenían los creyentes de la iglesia primitiva. Ya que todos los que hemos alcanzado la redención, estamos espiritualmente unidos, por eso debemos volver a las prácticas que tenía la iglesia primitiva, nuestro deber es velar los unos por las necesidades de los otros y así acabar con la pobreza existente dentro de nuestras congregaciones.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x