Jesus Is Life

PRACTIQUEMOS EL MENSAJE PREDICADO

PRACTIQUEMOS EL MENSAJE PREDICADO

En el presente, muchos artistas y predicadores cristianos se han abierto la fama no solo entre los creyentes, sino también entre las personas que no han recibido a Cristo Jesús en sus corazones. Cuando estos artistas o predicadores se presentan, las personas se agolpan para escucharlos, pudiendo llegar a llenar grandes coliseos y estadios en diferentes ciudades y países del mundo. La mayoría de personas que asisten, por lo general son atraídas por la manera en que se envuelven en el escenario, por la voz melodiosa que tienen, por su dialéctica o por el espectáculo que presentan, pero mas no son atraídos por el mensaje de salvación y vida eterna que proclaman. Este fue el caso del profeta Ezequiel: “Les resultas muy entretenido, como alguien que les canta canciones de amor con una hermosa voz o les toca buena música con un instrumento. ¡Oyen lo que les dices, pero se niegan a hacerlo!” Ezequiel 33:32 NTV.

El profeta Esequiel fue elegido por el Señor para que llevara su mensaje al pueblo judío que se encontraba en cautiverio. Al pueblo judío le gustaba escuchar a Ezequiel, pero no tenían la mínima intención de obedecer el mensaje del Señor ni mucho menos ponerlos en práctica. Al igual que el pueblo judío, en la actualidad, algunos creyentes asisten regularmente a las iglesias como si asistieran a un tiempo de entretenimiento entre amigos y familiares, por eso no muestran ninguna clase de reverencia al estar en la casa de adoración al único Dios verdadero. Por lo general, este grupo de creyentes disfrutan de la música, el compañerismo y las diversas actividades de la iglesia, pero no atesoran la predica del mensaje de Jesucristo en sus corazones, razón por la cual no alcanzan la madurez espiritual necesaria para ser un buen siervo de Jesucristo.

Cuando asistimos a la iglesia: ¿Qué clase de creyentes somos?. Somos de los que asisten para escuchar tocar al ministerio de alabanza, fraternizar con otros creyentes, o para escuchar al predicador de turno porque nos fascina su desenvolvimiento en el púlpito, sus ilustraciones o sus chistes en medio de la predica. O somos de los que asistimos a la iglesia para escuchar el mensaje de Jesucristo que es predicado, el cual puede seguir cambiando nuestras vidas y ayudarnos a llegar a la perfección que Él demanda de todos sus seguidores. Todos debemos comprender que el culto a Dios no es simplemente un tiempo de distracción o de diversión, sino un tiempo de reverencia y total adoración al único Dios verdadero. Con esto en mente, la próxima vez que participemos del culto, debemos disponer nuestro corazón para escuchar el mensaje que Dios tiene para nosotros, para luego ponerlos en práctica en nuestras vidas de relación con Él y con todas las personas que nos rodean.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x