Jesus Is Life

FINAL DE LOS TIEMPOS

FINAL DE LOS TIEMPOS

Ante los diferentes acontecimientos catastróficos naturales que se están dando, así como por la aparición de la nueva epidemia y los conflictos armados entre algunas naciones del mundo, un gran número de creyentes creen que el final de los tiempos anunciado en las Escrituras está muy cerca. Con este sentir, este grupo de creyentes a través de los medios digitales de comunicación, con sus publicaciones que realizan asegurando que el fin del mundo está cerca, están ocasionando que el resto de creyentes que no conocen profundamente las Escrituras se alarmen y pierdan la paz que deben tener como hijos de Dios. Los diferentes acontecimientos que se están generando alrededor del mundo en la actualidad, todavía no son señales que marcan que el fin del mundo está cerca. Esto lo dio a saber el Señor a sus discípulos en el pasado: “Ustedes oirán que en algunos países habrá guerras, y que otros países están a punto de pelearse. Pero no se asusten; esas cosas pasarán, pero todavía no será el fin del mundo.” Mateo 24:6 NTV.

Es un hecho evidente que las catástrofes naturales como los terremotos, maremotos, sunamis, tormentas eléctricas y explosiones volcánicas, así como la aparición de la nueva epidemia, la hambruna generalizada en los países subdesarrollados, el incremento de la violencia en algunos países, y los conflictos armados entre Israel e Irán, entre Rusia y Ucrania; causan temor y preocupación en la población mundial. Pero todos estos acontecimientos que se están generando son una pequeñez, y no el cumplimiento final de las palabras de nuestro Salvador. Pues cuando se acerque el final de los tiempos anunciados por Jesucristo, las catástrofes serán mucho mayor a las que la humanidad se ha enfrentado hasta el día de hoy. Por eso ante lo que estamos viviendo en el presente en nuestros países, no hay por qué alarmarnos, debemos seguir llevando una vida tranquila, por que todavía no estamos viviendo el final de los tiempos. Pero esto no implica que debamos descuidar nuestra relación con Dios.

Es cierto que no estamos viviendo en el final de los tiempos, pero esto no implica que nosotros no podamos dejar de existir en este mundo, puesto que no tenemos nuestra vida comprada, en cualquier momento nuestra vida terrenal puede terminar, y si esto sucede sin que hayamos estado llevando una vida que honre y glorifique a Dios, nuestro destino final pueda ser que no sea el cielo, si no el lugar de tormento eterno. Para no ser sorprendidos, debemos siempre permanecer en la voluntad de Dios, llevando una vida de obediencia a su bendita Palabra. Al llevar una vida así, podemos tener la certeza de que si Dios determina el final de nuestra vida en este mundo, nuestra alma no irá al lugar de tormento, sino al reino de los cielos.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x