Jesus Is Life

PREPARADOS PARA EL REGRESO DE CRISTO

PREPARADOS PARA EL REGRESO DE CRISTO

LUCAS 12:35 Estén vestidos, listos para servir y mantengan las lámparas encendidas, 36 como si esperaran el regreso de su amo de la fiesta de bodas. Entonces estarán listos para abrirle la puerta y dejarlo entrar en el momento que llegue y llame. 37 Los siervos que estén listos y a la espera de su regreso serán recompensados. Les digo la verdad, él mismo les indicará dónde sentarse, se pondrá el delantal y les servirá mientras están a la mesa y comen. 38 Puede ser que llegue en la mitad de la noche o durante la madrugada. Pero cualquiera que sea la hora que llegue, recompensará a los siervos que estén preparados. NTV.

El regreso de Jesucristo a este mundo por los suyos, es algo real y se cumplirá en un tiempo inesperado. Las razones por las que Dios no ha revelado la fecha del regreso de su amado Hijo, es algo incógnito, pero se puede tener la certeza de que no es una trampa ni un truco mediante el cual, Él espera sorprender a sus hijos. Es más, Dios retarda el regreso de su hijo de manera que más personas inconversas tengan la oportunidad de hallar la salvación y la vida eterna. Además, este retardo es para dar oportunidad a sus hijos para que crezcan en madurez espiritual y tengan los frutos esperados. Mientras se espera el regreso de Cristo, los creyentes no deben estar desprevenidos, más bien siempre deben estar listos y preparados para ir a su encuentro ante el primer llamado que les haga su Señor y Salvador.

Jesucristo, por medio de una parábola enseñó a sus discípulos la importancia de estar siempre listos para su regreso a este mundo. Les dijo que deberían estar, apropiadamente vestidos, listos y con su lámpara encendida como los siervos que esperan a su amo para abrirle la puerta cuando llegue de la fiesta de boda y servirle. El Señor añadió que los siervos vigilantes serán recompensados por su amo por la fidelidad mostrada. En la parábola que contó Jesucristo a sus discípulos, la recompensa es el privilegio de sentarse en un banquete y ser servidos por su amo. En su narrativa el Señor presenta un intercambio de roles: el amo se pone el delantal de sus siervos y se dispone a servir a sus siervos que fueron diligentes en esperarle pacientemente a que regresara de una fiesta.

La fidelidad y la larga espera al final trae grandes réditos, y esto el Señor les dio a saber a sus discípulos, pues ellos iban a tener que esperar su regreso a este mundo. esta espera iba ser incierta, pues no les reveló la fecha de su regreso. Este anhelado regreso podía darse después de un año de su partida al reino de los cielos, o después de dos años, o después de muchísimos años. Debido a este desconocimiento, los discípulos debían estar siempre vestidos, listos y con sus lámparas encendidas como si su Maestro iba regresar lo más pronto para llevarlos consigo al reino de los cielos. Todos los discípulos murieron sin ver el regreso de su Maestro, pero mientras estuvieron con vida, fueron diligentes y esperaron siempre listos, guardando vigilia para escuchar el llamado de su Maestro y así ser llevados a su morada eterna.

De estas palabras de Jesucristo ya han pasado más de dos mil años, pero esta promesa de su regreso sigue vigente, por eso todas las personas que han aceptado a Jesucristo como su Señor y Salvador, deben esperar este regreso con la certeza que su Señor tarde o temprano volverá para llevarlos consigo al reino de los cielos para que compartan con Él la recompensa de una herencia eterna. Mientras esperan el regreso de su Señor y Salvador, deben ser siervos diligentes y obedientes a su palabra. Teniendo un comportamiento que los diferencie de las personas inconversas.

Queridos hermanos. El regreso de nuestro Señor y Salvador puede darse en cualquier momento. Él puede llegar en la mitad de la noche o durante la madrugada. Pero cualquiera que sea la hora que llegue, nos llevará consigo al reino de su amoroso Padre Eterno. Para recibir esta maravillosa recompensa, debemos estar siempre alertas y vigilantes, listos y preparados para ir a su encuentro en Su primera llamada. Hermanos. La única manera de estar listos y vigilantes para ir al encuentro de nuestro Señor en las nubes, es llevando una vida de comunión con Él mediante el estudio de Su Palabra, la oración, la comunión con otros creyentes, y nuestro servicio con los dones y talentos que hemos recibido. Si estamos fallando en alguno de esos puntos, es momento de que cambiemos, y empecemos a ser unos siervos diligentes, que esperan impacientes el regreso de su Señor, listos y preparados para ir a Su encuentro al primer llamado que nos haga.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x