Jesus Is Life

PRIORIDADES

PRIORIDADES

LUCAS 10:38 Durante el viaje a Jerusalén, Jesús y sus discípulos llegaron a cierta aldea donde una mujer llamada Marta los recibió en su casa. 39 Su hermana María se sentó a los pies del Señor a escuchar sus enseñanzas. 40 Pero Marta estaba distraída con los preparativos para la gran cena. Se acercó a Jesús y le dijo: Maestro, ¿no te parece injusto que mi hermana esté aquí sentada mientras yo hago todo el trabajo? Dile que venga a ayudarme. 41 Pero el Señor le dijo: Mi apreciada Marta, ¡estás preocupada y tan inquieta con todos los detalles! 42 Hay una sola cosa por la que vale la pena preocuparse. María la ha descubierto, y nadie se la quitará. NTV.

Es un hecho que este mundo está lleno de prioridades, pero no todas las personas están capacitadas para poder diferenciar qué cosas son realmente prioritarios para sus vidas, y qué cosas pueden esperar. Para algunas personas, su prioridad será prepararse y lograr títulos académicos, mientras que para otros será trabajar. Para unos, su prioridad será formar una familia, mientras que para otros será permanecer solteros. Dentro de la vida cristiana también hay prioridades, para algunos cristianos su prioridad será el servicio, mientras que para otros será el estudio de la Escritura. Ninguna de las dos prioridades por la que puedan inclinarse los cristianos son malos o inadecuados. El servicio a Jesucristo como el estudio de Su palabra son realmente importantes para los seguidores de Cristo, lo que tiene que aprender es a ver en que situación va ser prioritario el estudio de las Escrituras y en qué situación va ser prioritario el servicio. Al igual que muchos creyentes de la actualidad, Marta no había podido diferenciar qué era lo prioritario para su vida, en el momento que Jesucristo se encontraba como huésped de honor en su casa.

Marta, María y su hermano Lázaro, eran amigos de Jesús. En cierta ocasión, ellos invitaron a Jesucristo y a sus discípulos a que cenaran en su casa. En esa ocasión, Marta estaba tan atareada preparando la cena para todos sus invitados. Mientras tanto, María estaba sentada a los pies del Maestro, escuchando atentamente cada una de sus enseñanzas. Ante esta situación, Marta se molestó y le pidió al Señor que ordenara a María a que le ayudara en los quehaceres de la cocina. Sin embargo, Jesús no estuvo de acuerdo con la apreciación que hizo Marta del problema. Era Marta quien tenía el problema y no su hermana. En ese momento, María había priorizado escuchar las enseñanzas del Maestro, ya que posiblemente no iba a tener otra oportunidad de estar a sus pies y escuchar atentamente sus enseñanzas, sin que alguien la distrajera. En contraste a su hermana, Marta había priorizado el servicio, por eso estaba perturbada con todo lo que tenía que hacer para servir a sus huéspedes.

Ante la petición de Marta, El Señor le dijo: Hay una sola cosa por la que vale la pena preocuparse en esta vida. María la ha descubierto, y nadie se la quitará. Marta estaba distraída por muchas cosas que debía hacer, mientras María estaba satisfecha con la única cosa que realmente era necesaria para su vida espiritual. En algún momento de la vida cristiana, a los seguidores de Cristo, se le presentarán situaciones en las cuales tendrán que priorizar, el servicio a Cristo, o escuchar las enseñanzas de las Sagradas Escrituras. Para servir eficientemente al Señor, es necesario aprender Su palabra, pero el buen siervo no solo debe aprender, es indispensable que ponga en práctica todo lo aprendido. Si en la predica de la palabra de Dios se aprende sobre la mayordomía y la hospitalidad, y cuando tenga huéspedes en su casa no son hospitalarios, de nada les servirá haber pasado el tiempo escuchando atentamente la predica sobre este tema. Habrá tiempo para escuchar atentamente la palabra de Dios y tiempo para servir a Jesucristo.

Queridos hermanos. Muchas veces por dedicarnos de lleno a servir en algún ministerio, nos olvidamos de tener un tiempo para escuchar la exposición de las Sagradas Escrituras. Por ejemplo: Algunos nos enfocamos a servir como maestros o ayudantes todos los domingos en la escuela dominical durante los servicios del culto, razón por la cual no escuchamos la exposición de la predica del día. Este enfoque no es adecuado, debemos también priorizar nuestra participación como oyentes del servicio del culto en nuestras congregaciones. Hermanos. El servicio ministerial es importante, pero también es importante participar de los cultos, pues en el culto podemos estar en comunión con otros hermanos, para alabar y glorificar a nuestro Señor conjuntamente con ellos, y aprender la palabra de Dios por medio de la predica. Para ser buenos siervos de Jesucristo, debemos aprender a alternar nuestro servicio ministerial de los domingos, con nuestra participación en los cultos.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x