Jesus Is Life

UN CORRECTO EQUILIBRIO

UN CORRECTO EQUILIBRIO

Para los seguidores de Jesucristo, existen dos cosas muy importantes en su vida cristiana. Siendo estas: Su servicio a Dios y a su prójimo con los dones y talentos que han recibido por medio del Espíritu Santo, y su vida de comunión con su Señor y Salvador por medio del estudio de su Palabra y su adoración constante. De estas dos cosas, hay una que es más importante que la otra y esto lo descubrió María, tal como lo recalcó Jesucristo a Marta, hermana de María: » Hay una sola cosa por la que vale la pena preocuparse. María la ha descubierto, y nadie se la quitará». Lucas 10:42 NTV.

Nuestro amado Señor valora y aprecia todo nuestro servicio en su cuerpo, así como nuestro servicio a nuestro prójimo fuera de Su cuerpo. Pero valora más nuestra comunión con Él. Nuestro Maestro quiere que nos sentemos a Sus pies y aprendamos Su voluntad por medio del estudio de Su Palabra. Una vez que comprendamos su entera voluntad, aprenderemos a tener dominio de nuestras acciones, así como de nuestras palabras y nuestros pensamientos. Una vez que tengamos una estrecha comunión con nuestro Señor, tendremos serenidad, paz y bondad, en nuestro servicio a nuestro prójimo dentro y fuera de nuestras congregaciones.

Jesucristo recalcó la elección de María, pues ella había escogido estar a los pies de su Maestro, escuchando atentamente cada una de sus enseñanzas, en tanto que Marta antes de conocer la voluntad de su Maestro, había escogido el servicio por encima de entrar en una íntima relación con su Maestro. En ocasiones al igual que Marta, caemos en un error cuando ponemos nuestro servicio por encima de nuestra relación con nuestro Señor. Valoramos más servir que estudiar su Palabra. Si nos dedicamos a servir sin darnos tiempo para alimentarnos de la Palabra de Dios, nuestro servicio puede quedar manchado por el orgullo y la autosuficiencia. Alimentarnos de la Palabra por medio del estudio y las prédicas, nos ayudará a no ser autosuficientes, sino dependientes de Dios en nuestro servicio.

También sería un error si solo nos alimentamos de la Palabra de Dios y no tomamos tiempo para servir con los dones y talentos que hemos recibido. Por eso si queremos ser siervos diligentes, debemos tener un correcto equilibrio entre estudiar las Escrituras y servir en el cuerpo de Cristo. La una representa el estilo contemplativo del carácter cristiano, y la otra el activo. Una iglesia llena de Marías tal vez sería un mal tan grande como una iglesia llena de Martas. Por eso un correcto equilibrio hará que la iglesia marche de la mejor manera. Solo una iglesia que se capacita y aplica lo aprendido, caminará en armonía y conforme a la voluntad del Señor.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x