Jesus Is Life

VICTORIA SOBRE LA TENTACIÓN

VICTORIA SOBRE LA TENTACIÓN

LUCAS 4:9 Entonces el diablo lo llevó a Jerusalén, al punto más alto del templo, y dijo: Si eres el Hijo de Dios, ¡tírate! 10 Pues las Escrituras dicen: “Él ordenará a sus ángeles que te protejan y te guarden. 11 Y te sostendrán con sus manos para que ni siquiera te lastimes el pie con una piedra”. 12 Jesús le respondió: Las Escrituras también dicen: “No pondrás a prueba al SEÑOR tu Dios”. 13 Cuando el diablo terminó de tentar a Jesús, lo dejó hasta la siguiente oportunidad. NTV.

Tergiversar la palabra de Dios se ha hecho una práctica tan común entre los hombres, ya que en la actualidad, existen muchos hombres y mujeres alrededor del mundo que sin ninguna clase de temor, tuercen las Escrituras de acuerdo a sus conveniencias, y así afirmar sus posturas teológicas. Tergiversar las Sagradas Escrituras, no es nada nuevo, ya que se practicaba en el período del Antiguo Testamento, así como en los tiempos de Jesucristo. En esas épocas, los líderes religiosos del pueblo judío, tergiversaban las Escrituras de acuerdo a sus conveniencias, y las Escrituras tergiversadas enseñaban al pueblo. El mayor tergiversador de la palabra de Dios, es satanás. Él es padre de todos los hombres y mujeres que tuercen las Escrituras.

Antes de que Jesucristo inicie su ministerio de manera formal, satanás se le presentó al Señor, cuando estaba por culminar los cuarenta días y cuarenta noches de ayuno que se había propuesto. El maligno al sentir la debilidad de Jesucristo, lo trató de probar en dos oportunidades, y en esas dos oportunidades satanás salió derrotado, pero eso no le detuvo para intentarlo una vez más. Así que satanás llevó a Jesucristo al punto más alto del templo de Jerusalén, y le dijo que si en realidad era el Hijo de Dios se tirara, porque las Escrituras afirman que Dios enviará a sus ángeles para que te protejan, te guarden y te sostengan con sus manos para que ni siquiera te lastimes el pie con una piedra.

En esta nueva tentación, satanás había aprendido de las lecciones anteriores, ya que Jesucristo para no ceder a las tentaciones del maligno, había citado las Escrituras, por eso en esta oportunidad, satanás se mostró astuto y trató de acorralar a Jesús, citando un pasaje de las Escrituras, y así el Hijo de Dios no tenga excusas para no cumplir con la petición que había hecho. Es evidente que satanás conocía claramente la Sagrada Escritura, pero no mostraba reverencia a ella, ni tampoco le importaba su verdadero significado. El salmo que citó el maligno, por su puesto promete ayuda y protección a los siervos de Dios durante su vida de obediencia y servicio. Es un hecho real que en su servicio a Dios, los creyentes deben enfrentarse a múltiples peligros y problemas, pero en medio de todas esas situaciones adversas, siempre tendrán la ayuda de Dios para salir victoriosos. Dios cuida de los que le obedecen y sirven, pero esta promesa no debe ser prostituida como el maligno le estaba tratando de sugerir a Jesucristo.

Si el Señor accedía a la petición del maligno, no estaría sirviendo a su Padre, sino que le estaría probando, además hubiera sido un acto de incredulidad; ya que las personas no ponen a prueba a aquellos en quienes tiene una confianza completa, especialmente cuando esa persona es Dios. Haber cedido a esa sugerencia hubiera sido de hecho dudar de que él era realmente el Hijo de Dios y que su Padre era digno de confianza. Jesús no solo que no cedió a los caprichos del maligno, sino que también lo exhortó a no tratar de tentar al Señor su Dios. El Señor también era Dios de satanás y no debía tentarlo. Jesús ganó la victoria sobre el maligno citando otro pasaje de las Escrituras. Jesús hizo lo que Adán y el pueblo hebreo no fueron capaces de hacer. El Señor venció todas las tentaciones del maligno con poder y autoridad.

Queridos hermanos. El maligno tergiversó el verdadero significado de un pasaje de las Sagradas Escrituras para tratar de hacer caer a Jesucristo en su tentación, pero el Señor no se dejó timar por la errónea interpretación de las Escrituras, porque Jesucristo tenía conocimiento de las Escrituras y su verdadera interpretación. El conocimiento de la palabra de Dios y su verdadera interpretación, es muy importante, ya que con ese conocimiento no se puede caer en la trama de los hombres y mujeres que tuercen el evangelio bajo el mandato de satanás. Hermanos. Debemos dedicar nuestro tiempo para escudriñar minuciosamente las Sagradas Escrituras, ya que en la actualidad al igual que en el pasado, existen muchos falsos maestros al servicio del maligno que proclaman un evangelio distorsionado, tratando de esa manera engañar y confundir a los hijos de Dios, para así apartarlos del camino que los lleva a la salvación y la vida eterna.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x