Jesus Is Life

EL SUFRIMIENTO ES PASAJERO

EL SUFRIMIENTO ES PASAJERO

Para fortalecer nuestro cuerpo es necesario pasar por una serie de entrenamiento físico, caso contrario, las distintas partes de nuestro cuerpo jamás se fortalecerán, sino que se mantendrán débiles. De la misma forma que es necesario fortalecer nuestro cuerpo físico, también lo es el fortalecimiento de nuestro espíritu, para no ceder fácilmente a las tentaciones de este mundo, y así mantenernos firmes en nuestra fe en el Hijo de Dios. Este fortalecimiento espiritual no lo podemos hacer por nosotros mismos, sino que está a cargo de Dios. Nuestro Padre eterno mediante las pruebas y situaciones adversas que envía a nuestras vidas fortalece nuestro espíritu. Esto nos da a conocer el apóstol Pedro: “Pero después de que ustedes hayan sufrido por un poco de tiempo, Dios hará que todo vuelva a estar bien y que ustedes nunca dejen de confiar en él; les dará fuerzas para que no se desanimen, y hará que siempre estén seguros de lo que creen. Recuerden que Dios nos ha elegido por medio de Jesucristo, para que formemos parte de su maravilloso reino.” 1 Pedro 5:10 TLA.

Al inicio, el entrenamiento o fortalecimiento de nuestro cuerpo físico es doloroso, así también lo es el fortalecimiento de nuestro espíritu. Las pruebas y situaciones adversas por las cuales tenemos que atravesar como seguidores de Cristo no es nada agradable. Algunas situaciones adversas nos ocasionan profundo sufrimiento y dolor, pero todo es necesario para que nuestro espíritu se pueda fortalecer cada vez más y así llegar a una adecuada madurez espiritual. Todo creyente que no pase por pruebas y situaciones adversas, jamás crecerá en su vida espiritual, sino que se mantendrá como un niño fluctuante, débil y escuálido, fácil para ceder a las tentaciones de este mundo. Toda esta preparación espiritual o pruebas por las cuales tenemos que atravesar en nuestra vida cristiana, es momentánea en comparación a nuestra eternidad en el reino de los cielos.

Todas las pruebas y situaciones adversas que llegan a nuestras vidas están bajo el control de Dios, y Él en su amor y misericordia no nos enviara una prueba que no podamos soportar o sobrellevar. Por eso ante cualquier prueba o situación adversa, podemos mantenernos tranquilos, confiando en que nuestro amoroso Padre celestial nos ayudará, y nos dará la fortaleza necesaria para salir victoriosos. Además, estas pruebas pasajeras nos ayudarán a permanecer firmes en nuestra fe, y no desfallecer fácilmente ante las adversidades enviadas por el maligno. Tengamos presente que Dios nos llamó a su gloria eterna, por eso, tras vencer todas estas pruebas y situaciones adversas, podemos tener la seguridad de que estaremos para siempre con nuestro amado Salvador, y seremos como Él para siempre.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x