Jesus Is Life

PADECIMIENTO POR CAUSA DE CRISTO

PADECIMIENTO POR CAUSA DE CRISTO

MARCOS 10:35 Entonces Santiago y Juan … se le acercaron y dijeron: Maestro, queremos que nos hagas un favor. 36 ¿Cuál es la petición? preguntó él. 37 Ellos contestaron: Cuando te sientes en tu trono glorioso, nosotros queremos sentarnos en lugares de honor a tu lado … 38 Pero Jesús les dijo: ¡No saben lo que piden! ¿Acaso pueden beber de la copa amarga de sufrimiento que yo estoy a punto de beber? ¿Acaso pueden ser bautizados con el bautismo de sufrimiento con el cual yo tengo que ser bautizado? 39 Claro que sí contestaron ellos, ¡podemos! Entonces Jesús les dijo: Es cierto, beberán de mi copa amarga y serán bautizados con mi bautismo de sufrimiento. NTV.

La ambición de los hombres, puede llevarlos a prometer cosas que no estarían dispuestos a prometer, si realmente sabrían todo el sufrimiento que implican el cumplimiento de dichas promesas. Este fue el caso de Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, quienes eran parte de los doce apóstoles de Jesucristo. Estos hombres tenían la ambición de sentarse Junto a su Maestro cuando llegaran al reino de los cielos. Por eso cuando Jesucristo les pregunto ¿Que si serían capaces de beber de la copa amarga del sufrimiento y ser bautizados con el bautismo de sufrimiento que el Señor estaba a punto de experimentar?. Ellos sin ninguna clase de meditación en lo que implicaba estas preguntas del Señor, le contestaron que si estaban dispuestos a padecer los mismos sufrimientos que su Maestro.

Posiblemente a ciencia cierta, Santiago y Juan no sabían lo que estaban prometiendo, pues nunca vieron los sufrimientos de los cuales hablaba Jesucristo, pero la ambición de estos dos hermanos de llegar a sentarse junto a su Maestro en el reino de los cielos era demasiado grande, que creyeron que podían soportar cualquier sufrimiento que Jesucristo podía llegar a experimentar. Antes de que los sufrimientos lleguen a la vida del creyente, con facilidad pueden llegar a decir que están más que dispuestos a sufrir por Cristo y su evangelio, pero cuando llegan las primeras adversidades por estar en el camino de la salvación y la vida eterna, fácilmente se olvidan de sus palabras anteriores y empiezan a quejarse delante de Cristo, por las dificultades que les trajo a su vida el evangelio.

Al estudiar el Antiguo Testamento se puede llegar a comprender las preguntas que Jesucristo realizó a sus dos discípulos, pues en estos libros se encuentran referencias de lo que significa la copa y el bautismo. Por lo general estos dos términos son empleados para referirse al juicio y sufrimiento. A pesar de esta ambición indigna, la respuesta de Santiago y Juan sin duda eran perfectamente sinceros al profesar su buena disposición para seguir a su Maestro en cualquier clase de sufrimiento, incluso estaban dispuestos a morir junto a Él. Pues el anhelo de ellos era permanecer junto a su Maestro en el reino de los cielos.

El Señor vio la sinceridad de las palabras de sus dos discípulos, por eso les dijo: es cierto que beberán de mi copa amarga y serán bautizados con mi bautismo de sufrimiento. Con esta respuesta, el Señor les aseguró no solo a Santiago y a Juan sino a todos sus discípulos, que por su fidelidad a Él, padecerían sufrimientos similares a los que Él iba a experimentar, incluso que llegarían a morir a manos de hombres perversos y pecadores. Sin duda alguna, cuando les sobrevinieron sus sufrimientos, esta predicción hecha por su Maestro los alentó con la seguridad, no de que se sentarían a su mano derecha y mano izquierda, porque de aquel pensamiento para entonces se sentirían avergonzados, sino de que si padecían juntamente con Él, juntamente con Él serían glorificados en el reino de los cielos.

Queridos hermanos. Para alguno de nosotros es fácil decir que estamos dispuestos a sufrir por Cristo, pero cuando debemos demostrar con hechos nuestras palabras, no lo podemos hacer, porque con facilidad nos quejamos cuando las adversidades llegan a nuestras vidas por compartir el evangelio de nuestro Señor. Si decimos que estamos dispuestos a sufrir en gran escala por Cristo, debemos estar listos para sufrir penalidades por proclamar el evangelio que da salvación y la vida eterna al pecador redimido. Hermanos. Seguir a Cristo no va a ser un camino lleno de rosas, sino va a ser caminos espinados, porque hay muchas personas que bajo la influencia del maligno, no quieren que sea predicado el evangelio de Cristo. Además, nuestro Señor de antemano advirtió que el sufrimiento sería parte de la vida de sus seguidores, de los que realmente entreguen sus vidas para proclamar las Buenas Nuevas de salvación al mundo.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x