Jesus Is Life

INCITACIONES A PECAR

INCITACIONES A PECAR

MARCOS 9:43 Si tu mano te hace pecar, córtatela. Es preferible entrar en la vida eterna con una sola mano que en el fuego inextinguible del infierno con las dos manos. 45 Si tu pie te hace pecar, córtatelo. Es preferible entrar en la vida eterna con un solo pie que ser arrojado al infierno con los dos pies. 47 Y, si tu ojo te hace pecar, sácatelo. Es preferible entrar en el reino de Dios con un solo ojo que tener los dos ojos y ser arrojado al infierno, 48 “donde los gusanos nunca mueren y el fuego nunca se apaga. NTV.

Los que emprendan el camino a su morada eterna en el reino de los cielos, tendrán que batallar constantemente contra los deseos y apetitos de su naturaleza carnal, ya que esta naturaleza no muere definitivamente tras la conversión de las personas a Cristo. Esto se debe a que los creyentes no mantienen una estrecha relación con su Señor, tampoco se dedican a la oración, ni al estudio de las Sagradas Escrituras. Al no fortalecer su espíritu, el creyente deja una pequeña puerta abierta a las tentaciones y placeres de este mundo, de la cual se aprovecha la naturaleza carnal para enviarle pequeños impulsos, una tras otra, hasta hacerle caer en alguna de las tentaciones. El Señor sabiendo de esta batalla que tendrían que enfrentar sus seguidores, les advirtió para que no se dejen vencer de ellas, ya que si eran vencidos por las tentaciones, serían arrojados al infierno por la eternidad.

El peligro de que los creyentes caigan en las tentaciones es algo real, ya que el mundo y el maligno, sin ninguna tregua, bombardean constantemente a los creyentes con publicidades de los diferentes placeres que ofrece el mundo. Algunos de estos placeres son disfrazados para que resulten inofensivos a la vista de los creyentes, y debido a esto, muchos caen en estos placeres, y deliberadamente pecan contra la voluntad de Dios para sus hijos. El Señor temiendo de que muchos de sus seguidores se pierdan, les exhortó para que se deshicieran de todas las cosas que pudiesen causarles tropiezo. Jesucristo dijo a sus discípulos que sería mejor que perdieran la mano, el pie o el ojo antes que tropiecen a causa de alguno de estas partes del cuerpo y cayeran en el infierno. Estas palabras del Señor deben ser tomadas figurativamente y no como una apología a la automutilación, puesto que el pecado es un asunto del corazón y no del cuerpo.

En esta exhortación, la mano podría referirse a las acciones del creyente, el pie el diario caminar del creyente, y el ojo las cosas que desea el creyente. Sin lugar a duda, estos son puntos de peligros potenciales para los seguidores de Cristo, razón por la cual deben ser tratados con rigor, pues si no se los trata con la importancia del caso, pueden terminar por conducir a la ruina eterna al creyente. La meta máxima de los seguidores de Cristo, debe ser vivir eternamente en el reino de los cielos, y para lograr esta meta los creyentes deberán realizar grandes sacrificios, como deshacerse de todo lo que le pueda incentivar a pecar, incluyendo en esto, la amistad de los amigos y compañeros inconversos, pues ellos son puntos muy altos para incentivar a un creyente a cometer alguna clase de pecado. Siempre será mejor perder una amistad, antes que perder la posibilidad de vivir eternamente en el reino de los cielos. Cristo es más importante que cualquier pérdida que el creyente pueda tener en este mundo. Nada debe interponerse en el camino de la fe que lleva a la liberación de la condenación eterna.

Queridos hermanos. El Señor usó un lenguaje bastante fuerte para ilustrar la importancia de quitar todas las cosas que nos pueda incitar a cometer pecados. Algunos creyentes por no tomar estas palabras de advertencia en serio, han caído bajo la incitación de sus amigos y han terminado por cometer toda clase de pecados, incluso algunos se han apartado definitivamente de los caminos del Señor, y han vuelto a los placeres de este mundo. El peligro de caer ante las incitaciones a pecar está latente, no podemos creer que somos demasiadamente fuertes para no ceder ante las incitaciones, porque nuestra naturaleza carnal es sensible para ceder a las incitaciones al pecado. Por eso siempre será mejor quitar todos estos peligros de nuestras vidas antes que quedarnos atrapados en ellos. Hermanos. La disciplina que duele es necesaria en los verdaderos seguidores de Cristo. Terminar con una relación de amistad o noviazgo con personas inconversas, trabajo o hábito contrario a la voluntad de Dios, no va a ser nada fácil, ya que puede llegar a ser tan doloroso como cortarse una mano, un pie o quitarse el ojo, pero lo tenemos que hacer. Debemos ser despiadados al momento de remover de nuestras vidas todas las cosas que nos pueda incentivar a pecar, solo así, podremos evitar sufrir por toda la eternidad.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x