Jesus Is Life

CAUTOS Y PRUDENTES

CAUTOS Y PRUDENTES

MARCOS 6:21 … Herodes … dio una fiesta para los altos funcionarios de su gobierno, los oficiales del ejército y los ciudadanos prominentes de Galilea. 22 … la hija del rey, también llamada Herodías, entró y bailó una danza que agradó mucho a Herodes y a sus invitados. Pídeme lo que quieras le dijo el rey a la muchacha y te lo daré. 23 Incluso juró: Te daré … ¡hasta la mitad de mi reino!. 24 Ella salió y le preguntó a su madre: ¿Qué debo pedir? Su madre le dijo: ¡Pide la cabeza de Juan el Bautista! 25 Así que la muchacha regresó de prisa y le dijo al rey: ¡Quiero ahora mismo la cabeza de Juan el Bautista en una bandeja! 26 Entonces el rey se arrepintió profundamente de lo que había dicho … NTV.

Es frecuente observar que un gran número de personas actúan de manera impulsiva, ya que estas personas dan su palabra o realizan promesas sin antes analizar si van a poder cumplirlos o no. Al actuar de esta manera impulsiva, terminan enredados en grandes y graves problemas, pues después de que se les pasa la emoción, se dan cuenta del error que han cometido al haber dado su palabra, y hecho esas promesas. Actuar impulsivamente siempre genera problemas a los hombres, de esto se dio cuenta Herodes después de que hizo una promesa a su hijastra Salomé.

Con motivo de su cumpleaños, Herodes había organizado una gran fiesta para los altos funcionarios de su gobierno, los oficiales del ejército y los ciudadanos prominentes de la región de Galilea. Durante la fiesta de cumpleaños, Salomé, hija del primer matrimonio de Herodías, esposa actual de Herodes, ingresó a la fiesta y danzó en honor del homenajeado y todos sus invitados. La danza realizada por la joven Salomé, fascinó en gran manera a todos los presentes incluyendo a su padrastro Herodes. Bajo el éxtasis momentáneo de la danza, Herodes prometió a su hijastra darle todo lo que pidiese, incluyendo la mitad de su reino. En su condición de tetrarca bajo la autoridad romana, Herodes no tenía ningún reino que pudiese dar a Salomé si ella le hubiese pedido, Su oferta de la mitad de su reino fue su manera de decir que estaba dispuesto a darle cualquier cosa que le pidiese, siempre y cuando estuviera en sus manos el poder hacerlo.

Ante una propuesta maravillosa, Salomé no supo que pedir a su padrastro, razón por la cual acudió a su madre para que le aconsejara que debería pedir. Herodías como odiaba a Juan El Bautista, dijo a su hija que pidiera a su padrastro la cabeza de Juan El Bautista, quien en ese preciso instante se encontraba preso en uno de los calabozos del palacio. Salomé, bajo la atención de todos los invitados, pidió al rey Herodes la cabeza de Juan El Bautista en una bandeja tal como le había dicho su madre. Al escuchar esta petición, Herodes se arrepintió de la promesa hecha a su hijastra, ya que él tenía una gran estima al profeta de Dios.

Al Igual que muchas personas, Herodes hizo una promesa a su hijastra, sin saber qué es lo que ella iba a pedir, por eso al momento que supo cuál era la petición, se arrepintió profundamente de lo que había hecho. Pero ese arrepentimiento era demasiado tarde, ya que tendría que cumplirlo sin demorar, pues la promesa fue hecha en presencia de todos sus invitados, igualmente el pedido de su hijastra fue hecho al frente de los invitados. Herodes no tenía como ignorar su promesa, tenía que cumplir con su palabra, ya que si no lo cumplía, quedaría mal ante todos sus invitados precisamente en el día de su cumpleaños.

Queridos hermanos. Es un hecho evidente que las promesas hechas bajo impulsos y sin meditar, puede generar grandes y graves problemas a los hombres, tal como ocurrió con Herodes. El rey se arrepintió de haber hechos su promesa bajo impulso y a la ligera cuando fue demasiado tarde, pues su promesa iba a costar la vida de un inocente, la vida de una persona a quien apreciaba pese a no compartir sus creencias religiosas. Las promesas no deben ser hechas bajo impulsos y a la ligera, se deben tomar con calma y pensar muy bien en lo que se vaya a comprometer, y así no quedarse atrapado en ellas más tarde. Mas aún, deben ser analizadas las promesas que se vayan a realizar a Dios, porque Él no se complace con las personas que no cumplen con sus promesas. Hermanos. No permitamos que nuestros impulsos dominen nuestros pensamientos, porque muchas veces por estos impulsos nos comprometemos con algo que no podemos cumplir. Seamos prudentes, cautos y analicemos pacientemente la situación y si vemos que podemos cumplir, comprometámonos y no demoremos en cumplir con nuestras promesas.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x