Jesus Is Life

NO OCULTEMOS NUESTRA FE

NO OCULTEMOS NUESTRA FE

Pese a que la libertad de culto esté amparada bajo la ley constitucional de la mayoría de países del mundo, esta libertad no es dada en su totalidad, ya que todavía existen restricciones para que el evangelio de Cristo sea predicado abiertamente en las calles, parques e instituciones educativas. Esto se debe a que existe un gran número de personas que no están de acuerdo con la libertad de culto y la predicación de la palabra de Dios. Muchas de estas personas tienen poderío económico, con lo cual en ocasiones llegan a influenciar sobre la legislación y los tribunales de justicia. Incluso algunos se encuentran ocupando puestos de poder en los congresos o asambleas legislativas de las naciones, lo cual les hace más fácil crear leyes que beneficien sus creencias, y derogar las leyes que estén en su contra.

En esta sociedad donde la libertad para compartir el evangelio de Cristo no es dada en su totalidad, el creyente es llamado por su Señor a hacerlo. Pero no todos los creyentes están dispuestos a cumplir con este mandato, debido a múltiples factores, siendo el más constante de todos ellos, el temor de ser rechazado. Muchos creyentes, y en especial los niños, adolescentes y jóvenes tienen miedo de que sus compañeros y amigos inconversos los rechacen, o se burlen por ser un seguidor de Cristo, por eso ocultan su fe y no comparten el evangelio. A todos los que ocultan su creencia religiosa, el Señor les da estas palabras de advertencia: “Si alguien se avergüenza de mí y de mi mensaje en estos días de adulterio y de pecado, el Hijo del Hombre se avergonzará de esa persona cuando regrese en la gloria de su Padre con sus santos ángeles.” Marcos 8:38 NTV.

Toda persona que oculta su fe en Cristo, o no lo declara abiertamente delante de los hombres, demuestra que siente vergüenza de ser uno de sus seguidores y prefiere mantener la amistad con las personas inconversas. Toda persona que no declare abiertamente su fe y comparta el evangelio de Cristo, no es digno de ser llamado cristiano, porque el creyente está para dar a conocer a su Señor a todo el mundo pecador. Todos aquellos que sientan vergüenza de cumplir con esta tarrea, no tendrán un final feliz, ya que todas estas personas recibirán su justa retribución cuando Jesucristo regrese en gloria con sus santos ángeles. En aquel día, el Señor declarará a su Padre no conocer a todas las personas que ocultaron su fe, por asegurar una hermosa existencia terrenal, libre de burlas y rechazos de los hombres perversos y pecadores. Todas estas palabras de advertencia de nuestro Señor, deben movernos a dejar a un lado nuestro miedo y vergüenza, para empezar a compartir el evangelio a todas las personas, sin importar lo que ellos puedan pensar de nosotros.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x